Mejor que el sofá del psiquiatra.

Cuando  hace unos días ví el video de estos dos chicos cantando, me quedó una sensación entremezclada de múltiples sentimientos. Por un lado descubrir la maravillosa voz de Jonathan, con el timbre y el tono que me recuerdan a nuestro extraordinario Josep Carreras, y por otro el valor inigualable de una amistad entre dos jóvenes que se apoyan mutuamente y que a pesar de las “críticas” iban a continuar juntos el camino que empezaban a transitar.

Los gestos nerviosos, tímidos, llenos de incertidumbres de Jonathan, demostraban que gracias a Charlotte había reunido el valor suficiente para subirse al escenario y soltar su voz potente a un mundo que lo juzgaba injustamente por el aspecto externo. Charlotte sabía perfectamente el texto no escrito del alma y el gran valor que encerraban unas tapas de un libro aún sin abrir…

Pensé que desde ese momento el destino de ambos se había trastocado para siempre, porque ella podía cambiar de ser la muleta de apoyo de él, y convertirse en el lastre que le impidiera ascender en lo que sin duda merece por su grandioso don vocal. Ellos dijeron que como dúo habían llegado y como dúo seguirían.

Me daba pena que Charlotte tuviera que quedar a un lado de una carrera musical en beneficio de Jonathan, creía sinceramente que ambos iban a necesitar mucho apoyo psicológico para aceptar una separación para mí necesaria. Los remordimientos que surgirían en él por desprenderse de su apoyo una vez decidido a triunfar por mérito propio. La frustración en ella por no estar al mismo nivel y quedar como un juguete roto después de haber sido la fortaleza que necesitaba el otro para ganar en autoestima y confianza…

Afortunadamente me equivocaba porque verlos en la final cantando juntos, llenos de fuerza y de cariño mutuo, me demuestra que van a poder con todos los obstáculos que se les presenten. Quizás la carrera artística de ambos siga distintos derroteros, igual triunfan los dos, juntos o por separado, o igual ninguno de ellos lo consigue, ¡quien sabe!. Pero de lo que no me queda ya ninguna duda es de que esta gente así de buena y generosa se merece lo mejor. Y ya han ganado los dos un magnífico tesoro, porque ambos tienen en el otro un verdadero AMIGO.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*