Memoria de SPANTAX

(foto tomada de ImageShack)

Me ha llegado una invitación para firmar mi apoyo a la conservación de un avión. Y ya lo he hecho de manera fácil entrando en este formulario virtual.

Se trata de un antiguo reactor comercial, un CONVAIR  990 Coronado, cuya matrícula es EC-BZO, y que ha generado una web especialmente dedicada a él y al proyecto de su conservación y restauración: http://www.ec-bzo.com/. Y además han constituido un grupo en Facebook: Salvemos el Convair Coronado de Spantax., al cual os invito a uniros.

Hay nostálgicos, románticos de la aviación, entre los que me incluyo, que pensamos que pequeños detalles constituyen un gran legado y entre ellos merece la pena recordar el avión y a la empresa que fué pionera en el desarrollo aéreo y turístico en España.

La verdad es que los menores de 25 años es muy posible que ni hayan oído hablar de ella, pero su cierre en 1988 supuso un mazazo a la industria aérea española, que afortunadamente reverdeció con el impulso de otras muchas que surgieron para ocupar el enorme hueco dejado por ella.

Su fundador Rodolfo Bay, al que todos llamaban Rudy, fué un piloto joven que durante la guerra civil española volaba en la escuadrilla de Ramón Franco, el del Plus Ultra y Pablo Rada… (cap. I, cap. II y cap. III). Tras unos cuantos años de paz se llegó al desarrollismo español de los cincuenta y en 1959 comenzó sus operaciones SPANTAX. Su vertiginoso desarrollo acabó con una gran crisis económica en el año 1979, producida por el petróleo (qué novedad), que acabó con la misma tras unos vanos intentos por mantenerla a flote.

Constituyó el motor de la aviación charter española, y llevó riqueza a Baleares y Canarias. Los homenajes al turista un millón, dos millones etc. fueron sobre todo gracias a esta empresa que no pudo superar el enorme consumo de combustible que tenía este avión. Pero entonces no había low cost, y volar era un lujo que se pagaba muy caro, así que se compensaba el precio del pasaje con lo barato que resultaba estar aquí y  con el reclamo de “SPAIN IS DIFFERENT” que, dicho sea de paso, sí que lo era.

Oí muchas anécdotas de ella en boca de su hijo, Luis, una gran persona y mejor amigo de quienes no estábamos influenciados en su contra por ser el hijo de Rudy. Tras el cierre de la empresa familiar, continuó volando en LTE, y allí fuí segundo suyo en muchos vuelos en los que la experiencia que tenía me iba calando poco a poco a base de “chascarrillos” y buenos consejos.

Hubo sin duda mucha tensión y empleados que salieron muy perjudicados de este descalabro, en la calle y sin cobrar. Creo que si cobraron las indemnizaciones, fueron pocas y tarde, aunque eso lo dejo para los que se vieron afectados por el cierre, el primero de una grande. Detrás de ella ha habido ya tantos que es imposible recordar a todas. Por eso me he apuntado al ofrecimiento, porque fué grande, enorme, y abrió nuevas expectativas económicas a un país de “turismo”, de sol y sangría, y corridas de toros para guiris. Pero contribuyó de manera notable a nuestra gran industria, y eso se lo ganó por derecho.

Si por una casualidad el amigo Luis Bay llega a pasar por aquí, querría decirle que le tengo un especial cariño y que todavía practico muchos de los buenos consejos que me transmitió. Va por tí, amigo, y por los románticos de una aviación que se han cargado siempre los burócratas de turno.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*