Mercado Medieval

Los mercadillos medievales están de moda desde hace unos años. No hay más que darse una vuelta “virtual” para ver dónde podemos visitar uno de los que se ofrecen por cualquier rincón español.

Aunque de medievales tengan apenas el disfraz de los comerciantes, siempre resulta curioso el batiburrillo de productos que se ofertan. Quesos medievales (recién curados), embutidos medievales con carne de cerdo medieval, chuches medievales bañadas de azúcar medieval, y cómo no pulpo medieval “a feira” medieval.

No quiero criticar a esta buena gente, artesanos en su mayoría, que recorren con sus tenderetes toda la geografía medieval española. Trabajan honestamente y suelen ofrecer buenos productos  con el reclamo de lo medieval. Pero el artificio resulta un tanto forzado, cuando ves que el “medioevo” sólo está en el decorado.

Zaragoza tiene estos días su mercado medieval, en la Plaza de la Seo, y todas las calles traseras que vienen a parar a la Plaza de San Bruno. Pasear por esos rincones, descubrir los restos mudéjares de la propia Seo, pasar bajo el Arco del Deán, sintiendo la vida como lo que debió de ser Zoco musulmán, o los repujados orfebres de un judío converso, mientras un cristiano se dirigía a los oficios de la Iglesia para bendecir un buñuelo recién hecho y comprado a un “pagano”.

Suelo darme una vuelta por estos recónditos pasajes de nuestra historia, llevado por una curiosidad ávida de entender nuestra forma de ser, mezclada, integrada y pausada. Interrumpiendo el paso del tiempo, dejándote llevar por la magia de un detalle mínimo, consigues mucho más que ir de compras. Hay que sumergirse en lo primitivo y fluir despacio de tenderete en tenderete, observando y sintiendo que eres parte de ese pasado, aunque a diario pases de largo sobre esas piedras que otros pusieron para tí.

A ver si alguna de las fotos que hice os llevan a descubrir ese pasado que compartimos desde hace tantos siglos.

 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*