Morosidad involuntaria

Imagino la cara de sorpresa de los que ayer intentabais visitar alasdeplomo.com. Pues la mía era de auténtico puzzle sin montar. No daba crédito a lo que veía, aunque me lo habían venido advirtiendo.
Resultaba ser que debía pagar la renovación del dominio y había problemas con la tarjeta de crédito que tenían registrada para los cobros. Les mandé los datos de la renovación de la misma y volvieron a decir que no podían efectuar el cobro. Así varias veces durante el último mes.


Pero como ando tan “ocupado” dejando de fumar, tenía problemas con el correo, estaba formateando ordenadores y cambiando de equipo, cambiando de linea ADSL, y cambiando alguna neurona que ya tengo inservible por otras de plástico, resultó que llegó el día de la renovación sin haber pagado. Ergo…
Así que hice lo que me recomendaron mis “directores espirituales” en materia de PC’s, Gabriel y Víctor, y hablé directamente con los suministradores del dominio y del alojamiento. Yo pensaba que aquello ya no tendría remedio pero ellos me tranquilizaron y me dijeron que durante unos tres meses se quedaba bloqueado el dominio antes de quedar definitivamente disponible para otro comprador.
Así que “puesto al aparato” me dieron una cuenta donde efectuar la transferencia y poder cumplir con mis obligaciones. Por la tarde ya estaba todo solucionado y funcionando pero ya no tuve tiempo ni ganas de escribir para pediros disculpas, y daros las oportunas explicaciones a todos los que amablemente me soleis visitar. ¡MIL PERDONES!


Espero no volver a cometer el mismo error todos los años, aunque nunca se sabe, por mucho que me empeñe soy de una vieja escuela científica basada en el procedimiento de: “Prueba y error”, vamos que soy capaz de equivocarme y repetir el experimento todas las veces que haga falta hasta darme cuenta de dónde está el problema.
Nota: Como veis no doy los nombres de las compañías y empresas implicadas en un fallo que sólo ha sido mi culpa. Ellos se habían portado correctamente conmigo avisandome por todos los medios, pero yo me dejé llevar por mi “flema británica” (aquí se diría por mis huevazos) y al final he recibido el correctivo adecuado. ¡Espero…!

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

6 pensamientos sobre “Morosidad involuntaria

  1. A mí lo del pago del dominio y el hosting se encargan de pagármelo, pero si lo tuviera que hacer yo, no sé a quien tendría que hacerlo ni por supuesto me podrían avisar ya que está a nombre de mi hijo.
    Saludos.

  2. Vaya susto ayer… Lo intenté una y otra vez, desde el enlace de mi blog, desde el de la página del jubi, desde Zaragozaúnica… en fin. Como además ya sabes de mi falta de habilidad con todo esto pensé que yo hacía algo mal… Siempre tan bien pensada, ya ves.
    En resumen, me alegro de que esté todo resuelto.

  3. Bueno, ya aprenderás para otra vez jajaja. Menos mal que has vuelto. Por cierto ¿no ibas a venir por el Pirineo un día de estos?. Un saludo

  4. A todos y cada uno de vosotros os pido perdón por el “colapso” del blog.
    A los primeros que llamé fué a Gabriel al que le digo que no soy despistado, tú bien sabes que lo que pasa es una falta de base informática importante, así que es lógico que me pase esto y espero/deseo que nada peor, Gracias por explicarme cómo era lo de recuperar “MI” dominio.
    A Víctor no hace falta que le diga mucho más ya que de sobras conoce mi déficit en materia de recursos en hard-soft-ware.
    A Lamia creo que te estoy sirviendo de poca ayuda, ya que en vez de transmitirte seguridad en esto, te hago creer que te has equivocado en algo. De verdad que lo siento pero me viene justito para no “arruinar” mi PC todos los días. (Y mira que lo intento), si me dejaran sería el hacker más destructivo del Universo, porque seguro que destruía la Red pensando que estaba abriendo un enlace o mandando un e-mail.
    Sofi como el que tiene apartamento en Biescas es mi hermano, dependo de su amabilidad para alojarme “por la cara” allí. La verdad es que entre sus obligaciones y las mías no hemos coincidido para juntarnos allí desde que prometí acudir pronto. Pero seguro que cualquier día te doy una sorpresa y hablamos en plan “bloggellón vis a vis”.
    Y por último a Emilio: ¡Así ya se puede!, con un hijo informático que te regala blogs, dominios, hostings,etc. yo también parecería que entiendo algo de estas máquinas infernales. Les tengo tanto amor/odio que me recuerdan a uno de los amoríos de juventud a los que no se puede soportar y sin embargo quieres ver cada tarde…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*