Museo de Pablo Serrano

Aprovechando la oferta de actividades de Zaragoza en Blanco, acudimos ayer a visitar el Museo de Pablo Serrano, insigne escultor aragonés que hizo del vacío algo más que una ausencia.

Gracias a este espacio tenemos por fin en Zaragoza la oportunidad de adentrarnos en el arte contemporáneo, a través del Instituto Aragonés del Arte y la Cultura Contemporáneas IAACC Pablo Serrano.

El arte moderno y/o vanguardista requiere de un acercamiento sin “prejuicios” para llegar a entender determinadas obras, cuyo significado no es evidente con una mirada rápida al objeto artístico. Apartarse de cánones clásicos dificulta a muchos el disfrute y la sensación que intenta ofrecer el creador.

La subjetividad de la que nace debe llegar al observador de una manera emocionante, porque de lo contrario quedará en una abstracción personal que no tendrá ningún significado más que para quienes “investiguen” el proceso creativo que ha llevado a esa obra. Pablo Serrano consiguió eliminar el volumen físico y sugerirlo a base de “ausencias”, con sus vacíos llenaba el espacio de volúmenes inmateriales y dejó que nosotros llegáramos a su esencia  a base de fugas de líneas y de hierro.

El edificio actual, alberga restos de un antiguo edificio en ladrillo, y lo cubre de diferentes vacíos, ofrece un complejo mundo de volúmenes huecos, de vericuetos que alternan la forma rectilínea con quebradas enlazadas, de manera que el ojo puede mirar desde casi infinitos puntos donde la imagen que surge varía de un paso a otro. Deja que la vista salga al exterior a través de su vidriera, te lleva a la altura superior hasta ir descubriendo Zaragoza por sus ventanas. Y te deja en el cielo del atardecer asomado en una terraza a los cuatro vientos, donde el arquitecto parece decir: Has llegado aquí porque querías… ahora crea tu mundo de imágenes desde mi oferta particular. Zaragoza será como tú la mires. El propio creador del edificio, José Manuel Pérez Latorre, afirmó durante la inauguración: “No voy a explicar mi obra, porque hay que entenderla. Espero que la disfrutéis”.

Yo la miré y me pareció que Pablo Serrano había dejado abierto el espacio para llenarlo con su recuerdo, y que Pérez Latorre le había abierto las puertas al espíritu del maestro…

Como siempre os ofrezco una mínima colección de fotos de esta visita..

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*