Palabrita de socialistas

Hoy me he tomado una pequeñísima molestia. Ya sabeis que considero saber idiomas como una necesidad, pero no todo el mundo ha tenido oportunidad de aprender inglés.

A lo que vamos, como desde la World Socialist Web Site, han “alabado” la actuación de las fuerzas políticas y los sindicatos de clase, con motivo de la lucha sin cuartel contra los controladores aéreos españoles, he creído oportuno traducirla al español para que nadie se prive de conocer el contenido. De todos modos aquí está en versión original sin subtítulos.

Es un poquito largo, pero no tiene desperdicio y en castellano se lee de un tirón…

El gobierno español se dispone a usar militares contra los controladores aéreos.

Paul Estuart 10 de agosto de 2010.

Los controladores de tráfico aéreo de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) han votado el 98 por ciento a favor de la huelga contra el asalto feroz por parte del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)  y el gobierno del Presidente José Luis Rodriguez Zapatero.

Sin embargo, aún antes de la votación, la unión de controladores de tráfico aéreo (USCA) está procurando restringir la lucha por adelantado a una serie de huelgas de advertencia y proporcionar a AENA un preaviso de 10 días sobre la fecha.

En febrero el gobierno impuso por decreto un recorte de salario sobre los controladores del 40 por ciento. De acuerdo con las informaciones, ahora trata de imponer un aumento del compromiso de las horas anuales de 1,000 a 1,600 y, a pesar de los niveles crecientes de enfermedad, una reducción en los períodos de descanso.

Recientemente, los representantes gubernamentales acusaron a los controladores de baja por enfermedad, de haber organizado una huelga ilegal. El Ministro de Fomento, José Blanco, amenazó con investigar al personal, de baja laboral, enfermos debido a la tensión severa y al agotamiento, y que rechazaron volver a trabajar después de que se ordenara una nueva revisión médica. Blanco amenazó, ” Si las reclamaciones son falsas, entonces están violando la ley, lo que quiere decir que podemos tomar medidas legales que pueden llevarles a perder sus empleos”. Según USCA, algunos trabajadores en condiciones médicas graves, están siendo presionados, unos con tranquilizantes, para volver a trabajar de acuerdo a lo  dispuesto por AENA.

Desde el punto de vista de la dirección de la Unión Europea, el PSOE está empeñado en una provocación tras otra contra los controladores de tráfico aéreo para anular la oposición ante la reestructuración y privatización. Con una descarada hipocresía, está usando los bajos salarios impuestos al resto de la población para recortar los salarios de los controladores. Blanco ha afirmado que era “intolerable para el gobierno pagar salarios millonarios a funcionarios, mientras se pretende austeridad para el resto de los españoles”.

En prevención de la huelga Blanco ahora entrena al personal militar para sustituir el personal civil de control por la vía rápida. Él no especificó cuándo podrían utilizarse, pero dijo que “ya se vería”. Según un informe de Mariano Casado, que preside la unión que representa a los controladores militares españoles, ya se ha advertido a sus miembros sobre futuras actividades para paliar la huelga, declarando que los militares “tenían la capacidad” para manejar la aviación civil, pero que se necesita un tiempo para adaptarse.

Blanco está ahora negociando con el ministerio de defensa cómo preparar las condiciones para desplegar personal de las Fuerzas Aéreas en torres de control civiles, amparándose en el Derecho de Seguridad del Aire 2003 aprobado por el Partido Popular de la derecha (PP) durante el gobierno de José María Aznar. Blanco dijo, “En situaciones excepcionales emplearemos a controladores aéreos militares para garantizar el tráfico aéreo en nuestro país”.

Esto no es una amenaza aislada. El mes pasado el gobierno del PP en Madrid, amenazó con desplegar tropas para mantener los servicios del Metro, después de que los trabajadores sufrieran un recorte de paga del 5 por ciento y votaron para rechazar los acuerdos de servicios mínimos entre la dirección de Metro y los sindicatos. Ignacio González, vicepresidente del Partido Popular (los herederos políticos del dictador General Francisco Franco) quienes controlan el gobierno regional de Madrid, amenazó con que “ no vamos a descartar la opción” de que los militares se hagan cargo del sistema de Metro de Madrid.

Esta amenaza no tiene precedentes en la España post-fascista y no podía haber sido publicada sin el acuerdo previo con los ministros democráticos. Esto habría significado decenas de miles de tropas desplegadas por todos los lados en la capital. Ante la amenaza de una intervención militar, los sindicatos de Metro inmediatamente suspendieron la huelga, comenzaron las negociaciones e impusieron un recorte del 5 por ciento por la puerta falsa. Es el segundo gobierno social democrático en Europa que echa mano de los militares para imponer austeridad. En Grecia, el gobierno PASOK recientemente desplegó tropas y fuerzas antidisturbios contra los conductores de camión.

Este es el último asalto en una batalla en curso contra los controladores aéreos, a quiénes el ministro describió como poseedores de unos “privilegios incomprensibles”. Después de que sus salarios habían sido recortados hasta el 40 por ciento, Blanco recalcó: ” Ellos no pueden decir que estén mal pagados cuando muchos ganan dos veces y media más que el doctor que firmó su baja médica”. Y añadió con el odio de clase no disimulado, “el año pasado ellos recibieron paga triple por horas extraordinarias, que parecieron aliviar tanto su tensión como su ansiedad “.

Esto proviene de un gobierno que ha entregado billones de euros a un pequeño estrato de aristócratas financieros, mientras se va empobreciendo la clase obrera. Lo que Blanco no explicó era que se les había ofrecido a los controladores el triple por hora para inducirlos a trabajar hasta 600 horas suplementarias cada año, y mantener los servicios aéreos en la saturada temporada  de vacaciones. Los controladores ahora comienzan a sufrir las consecuencias. Los representantes  sindicales han señalado que los controladores habían estado, en muchos casos, trabajando continuamente durante 28 días.

Como el nivel de enfermos comenzó a causar retrasos menores en los servicios aéreos, Blanco lanzó un ataque público que acusa a los trabajadores de iniciar una huelga “ilegal” por enfermedad, como parte de “una campaña orquestada” para interrumpir el tráfico aéreo. Él achacó el aumento de enfermedades, no a un incremento enorme de la carga de trabajo, sino a la debilidad psicológica de los trabajadores. Afirmó, ” la Mayor parte de los casos fueron achacados al stress y la ansiedad… lo cual no es compatible con este tipo de trabajo. Para ser controlador de tráfico aéreo no es suficiente con tener un nivel alto de inglés, sino también ser psicológicamente fuerte”.

El departamento de Blanco está creando un nuevo grupo de pruebas para determinar las capacidades psicológicas del personal, ostensiblemente un mecanismo para la intimidación y los despidos masivos. Blanco también está revisando las consideraciones de enfermedad, para evitar que los trabajadores, suenen a enfermo justo antes de comenzar en su trabajo, amenazando con que si lo hacen así en el futuro, esto podría servir para despedirlos.

Para AENA y los socialdemócratas, la represión es el único plan “de contingencia” para un caso tan común. Blanco inmediatamente exigió que el gabinete acelere la privatización del control de tráfico aéreo y si fuera necesario lo imponga por un decreto legal. El gobierno aprobó un decreto el 23 de julio que proporciona a los operadores privados el marco legal para ofrecer por contrato el poder controlar los aeropuertos españoles.

Las amenazas de intervención militar contra la lucha de los trabajadores, representan los primeros intentos por desplegar a los militares desde el final de la dictadura de Franco y el fallido golpe de 1981, cuando se apuntó hacia los ministros del PSOE por antiguos oficiales fascistas. Entonces, Felipe González, que fue Presidente del PSOE en 1982, fue llevado a punta de pistola junto al líder del Partido Comunista, Santiago Carrillo.

Lamentablemente sin embargo, la nueva amenaza de la reimposición del régimen militar no viene de antiguos fascistas, sino desde dentro el PSOE, para ser usado directamente contra la clase obrera.

Los sindicatos están jugando su parte en un esfuerzo concertado para manipular a la población al imaginar tropas desplegadas contra la clase obrera como una presencia normal. Consiguen esto desviando la atención de los trabajadores hacia aspectos  secundarios, como la incertidumbre y las implicaciones en la seguridad al usar a controladores militares, para despistar de las implicaciones graves de un gobierno social demócrata dispuesto a desplegar tropas contra  la clase obrera.

Esto se resumió en la respuesta de Gustavo Barba, vicedecano del Colegio de Pilotos COPAC, quien dijo que el empleo de controladores militares no tendría ” la misma capacidad y los mismos niveles de seguridad “.

USCA, en lugar de retirarse de las  negociaciones como protesta, han intensificado negociaciones con AENA. El Presidente de USCA Camilo Cela minimizó las implicaciones del despliegue inminente de personal militar, afirmando “pensamos que esta decisión es apresurada porque (los militares) no tienen la misma formación que nosotros, y hay diferencias claras entre su trabajo y el nuestro”.

Los comentarios de Cela fueron enmarcados como una petición al PSOE para dar tiempo y espacio para que la dirección del sindicato pueda impedir la huelga y obtener un acuerdo acorde con sus demandas. Cela declaró que más de la mitad de un nuevo acuerdo, adaptado ” en el marco” acordado por el gobierno y la Unión Europea, ya se había alcanzado de acuerdo con AENA.

Los sindicatos y el gobierno están respaldados en esto por Izquierda Unida. IU fue fundada por el Partido Comunista español en 1986, como una parte de su intento por conservar el collar de fuerza política sobre el PSOE y la burocracia de sindicato hacia la clase obrera. Así, articulando unas frases oposicionistas contra el PSOE de vez en cuando, es hostil a cualquier lucha política contra el gobierno.

La página web de IU ha mantenido un silencio casi total sobre la amenaza del PSOE de desplegar fuerzas militares. No hubo ninguna declaración que impulsara la oposición de los líderes de Comisiones Obreras ni del sindicato alineado con el PSOE UGT.

Durante un debate del Congreso, el diputado Gaspar Llamazares de IU tenía la oportunidad de impulsar una ofensiva por la clase obrera contra el gobierno del PSOE y la élite financiera a la que sirven. En cambio procuró inculcar la postración política y el consentimiento, comentando “Esto me asusta, porque el día que lo decreten el poder pueda ser usado contra mí o contra el resto de la mano de obra del país “.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Un pensamiento sobre “Palabrita de socialistas

  1. Pingback: Internacional socialista | QuintoPoder.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*