Parque de marionetas

ScreenShot050

Desde siempre he tenido una especial predilección por los artistas de marionetas o de guiñol. Aparte de que un niño que ve un teatrillo, que escucha música y que se mete en el relato, es muy posible que se haga aficionado a cualquiera de las artes que le enriquecerán el resto de su vida, el disfrutar de mayor viendo a estos artesanos, que generalmente construyen sus propios títeres o marionetas con amor y arte, y que crean un mundo de magia y entretenimiento a base de muñecos es todo un lujo para cualquiera.

Una de mis fábulas hablaba del retablo de maese Sancho y creo que en este Parque de marionetas alguno de los que allí estaban podría ser ese maese imaginario…

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “Parque de marionetas

  1. Gracias Carlos por hablar del Parque de las Marionetas en tu blog. Es como si fuera un pueblo con su plaza mayor, la plaza del Kiosco con los músicos y los tenderetes de artesanos y solistas, y las calles adyacentes con las barracas, los juegos insólitos, el tiovivo y otras sorpresas.

    Todo ello en relación con el arte teatral más antiguo que existe: el teatro de títeres. Frente al frenesí festivo nos gusta hacer un Parque de Espectadores donde los pequeños aprendan a estar “expectantes” ante unas figuras que “toman” vida y les hablan con el grito o el silencio. Además, la mayoría de los espectáculos son tanto para niños y niñas como para mayores. El público de las marionetas es un público especial pues tiene que jugar con el artista animador a “creerse” lo que ve. Esto lo saben hacer casi todos los niños y algunos adultos. Estoy seguro que tú has sido uno de ellos.

    El Parque de las Marionetas es obra de un grupo de personas que amamos este tipo de teatro y está organizado desde ARES, la asociación de compañías profesionales de teatro de Aragón. Dentro de ella algunas compañías llevamos ya muchos años en esta especialidad (Titiriteros de Binéfar y Títeres de la Tía Elena) y somos los que llevamos un mayor peso en su organización.
    Gracias, otra vez, por tu apoyo.

  2. Adolfo, por favor, no me des las gracias. En todo caso gracias a todos los que seguís la senda de maese… La fantasía y los sueños que transmitís, el amor y el cariño que derrochais hacia los espectadores, la gracia, la música y tantas cosas bellas que regalais mediante uno de vuestros títeres o marionetas, es un auténtico lujo en una sociedad que os necesita más que nunca. Ojalá os podamos dar las gracias una y mil veces en cualquier rincón o teatrillo. ¡Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*