Pérdida de equipaje

(autor: Szputnik)

Hace muy poquito tiempo que Iberia ha empezado a cobrar un “pastizal” por llevar una segunda maleta. Así que no hace falta ser muy pícaro para pensar que vamos a ir con “lo puesto”. Y digo puesto porque habrá que llevarse lo imprescindible para nuestro viaje de manera que no haya que pagar. (ya expliqué las razones para estas subidas)

Así pues conseguimos un doble beneficio, ahorrarnos 60 € (50 on line)por un equipaje innecesario y evitar que esa maleta se pierda. Imagino que veremos mucho pasajero regordete, bien abrigado hasta en verano, a base de capas de ropa, abrigos y demás prendas colocadas con paciencia sobre el mejor contenedor que tenemos: nuestro propio cuerpo. Se puede conseguir hacerlo de una manera más que eficaz…

Lo malo es que con estos volúmenes corpóreos habrá que pagar doble asiento, y no sé si merece la pena, allá cada cual.

Pero lo que realmente importa es que habiendo pagado un dineral por facturar TU maleta, llegues  al destino y no aparezca. A parte de la rabia inmediata que te produce, el trastorno que ello conlleva es de las cosas que hacen que te sientas impotente y frustrado sin saber qué demonios ha podido pasar. ¿Verdad AMPA?.

El caso es que en una maleta, aparte de ropa solemos llevar pequeñas cosas personales que siempre son importantes para nosotros, un reproductor de música con nuestra selección personal (pirata claro), un nebulizador nasal para la alergia, o un medicamento imprescindible y dificil de conseguir (imposible) sin receta. O una ropa interior nueva para estrenar en el viaje de “placer”. Da lo mismo, porque lo que llevemos es nuestro y lo necesitamos, o lo queremos y hemos pagado para que lo lleven hasta nosotros, como figura en el contrato de transporte (mal llamado billete).

La reglamentación al respecto está bastante difuminada, en letra muy pequeñita, y sobre todo que la capacidad de reacción en esos momentos se queda ofuscada por el enfado. Así que no sabemos muy bien qué derechos nos asisten y cómo debemos proceder en estos casos. Aunque en la Ley de Navegación Aérea está todo regulado al respecto, y podeis (debeis) verla.

Ahora FACUA ha iniciado una campaña de concienciación-información de nuestros derechos como pasajeros y sobre nuestro equipaje. Así que cuando inicieis esas vacaciones de Semana Santa al menos que no os cojan desprevenidos. Más que nada porque con el caos que vaticinan los agoreros de Fomento (totalmente manipulado) no es de extrañar que se pierda más de una maleta. Claro que la culpa la tendrán los controladores, seguro. Por esta vez nos libraremos los pilotos… espero.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

6 pensamientos sobre “Pérdida de equipaje

  1. hay dos tipos de viajeros o de viajes. Como dicen los ingleses: business or pleasure.

    Cuando uno viaja por trabajo, generalmente lleva la maletita con ruedas y una bolsa donde lleva el ordenador. Ambas van en cabina si el avión es de tamaño medio/grande.

    Por vacaciones, hay dos tipos de viajeros.Los que llevan una maleta (el tamaño depende de los días de estancia fuera) y los que llevan un montón de cosas (maletas, bolsos, bolsas de compras, etc)., como si necesitasen un vestido para cada ocasión.La experiencia me dice que el turista se viste siempre igual, lo que no significa que no se mude. Hay que aprender a llevar pocas cosas, creo que se aprende con la edad.

    Porúltimo, están los que se mudan, por razones de estudio, trabajo, etc. No tengo que decir nada en cuanto al volumen o peso.

    No pretendo defender a Iberia ni a ninguna compañía aérea. Ya tienen sus abogados. Como traveller profesional y de vacaciones, he visto a gente con tanta paquetería que los echaba del avión.

    Besitos

  2. Angel, en cuestión de viajes tienes mucha experiencia, así que totalmente de acuerdo contigo.
    Cuando pernoctaba en Finlandia, o Suecia, o donde fuera (trabajo), todos los tripulantes llevábamos un kit completo de supervivencia tanto en zona ecuatorial como en clima polar. Así que arrastrábamos las chancletas, gafas de buceo, toalla de playa para descansar en Canarias, pero a la vez echábamos abrigos, bufandas, guantes, botas de aprés-skí, para salir a cenar o comer entre el hielo…
    Al cabo de un par de meses, mi maleta llevaba los útiles de aseo mínimos, un pijama todo tiempo y un vaquero (también todo tiempo), a parte del uniforme.
    Si estaba en la playa con un bañador y la toalla que siempre te presta el hotel, si hacía mucho frío la gabardina del uniforme sin galones… y si no a cenar en el hotel. Así que con el mismo pantalón de uniforme tenía cubierta la entrada al restaurante donde no se podía acceder con un vaquero, la corbata negra (obligatoria a veces) servía perfectamente para ir elegantemente correcto. 😉

  3. Se las saben todas, hoy es por otra maleta mañana será por apretar el botón para llamar a la azafata….y todavía no he encontrado un avión donde me quepan las piernas.

  4. Edxxi, sí encima dales ideas, luego cobraran un suplemento por exceso de talla. Ten en cuenta que lo que llaman “PITCH” (separación entre butacas) se intenta adaptar a la talla media, pero cuanto más bajitos mejor para las compañías. A lo mejor “bonifican” a los japoneses, pigmeos y españolito antiguo. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*