Piloto: “La profesión del sueño”

(Fuente de foto)

Así le llamaba yo al “oficio” de pilotar: la profesión del sueño. Parecería que cuando nos ves descansando en la piscina del hotel estuvieramos de vacaciones como uno más de los huéspedes, y encima rodeados de nuestras guapas azafatas. Sin embargo estamos matando el tiempo para no quedarnos “sobados” e intentar ajustar el horario al de la zona correspondiente. La única opción que tenemos es elegir el momento durante el que vencer el sueño que nos ataca. Pero os garantizo que sueño se pasa ¡Y MUCHO!.

Para que os hagais una somera idea de lo que significa, no teneis más que pensar en las anomalías que notais cada vez que se cambia la hora oficial en nuestro país. ¿Andais un poco despistados con el nuevo horario?. Tal vez no teneis ganas de comer a la hora que dice el reloj que ya toca. Cuando os acostais ¿conseguis dormiros sin sueño o en el cambio contrario os quedais dormidos a la hora de las gallinas?. Los niños alargan sus juegos hasta la intempestiva hora de la 10 P.M. etc., etc.

Pues todo eso pasa, y a veces mucho más, con tan solo cambiar una hora en nuestros relojes hasta que el reloj biológico “acepta” el nuevo horario impuesto por las autoridades. Podeis comprobarlo cuando vais de vacaciones o de trabajo a Canarias ( sí, las de una hora menos…).

Bien una vez puestos en antecedentes podemos continuar con algo más documentado. El sueño es el mecanismo de recuperación natural y necesario de nuestro organismo. Asociadas a las alteraciones en el mismo están una serie de enfermedades de mayor o menor gravedad que pueden afectar de forma significativa el balance energético del individuo, haciéndole incapaz de llevar una vida normal. Debido a la importancia de las mismas se ha incrementado el estudio y la investigación, desarrollándose terapias adecuadas, de forma particularmente intensa durante los últimos años.

Hay muchas profesiones y trabajos donde la “turnicidad” hace que las personas que se dedican a ellas acaben teniendo problemas de sueño y otras alteraciones que el propio Ministerio de Trabajo recoge y hace sus recomendaciones al respecto. Es dificil dormir durante el día tras una noche en vela para realizar tu trabajo, la vida prosigue normalmente y los ruidos externos hacen que conciliar el sueño de manera profunda sea una difícil tarea. Sólo el agotamiento y la necesidad te llevan a “dormitar” brevemente, a cabezadas , mientras el resto del mundo hace sus labores durante el día. Además, ¡siempre hay obras cerca de tu cama!, con excavadoras y martillos neumáticos, o la vecina acaba de alumbrar a un bebé precioso que pide una dosis de leche, o tu suegra ha llegado con la nueva asistenta y le está enseñando cómo funciona la aspiradora (y de paso se venga un poquito de tí).

Si duermes en un hotel recibirás varias visitas “obligadas” a lo largo de la mañana, independientemente de que hayas puesto el cartel de NO MOLESTAR o una alambrada de espinos alrededor de la puerta. Siempre tienen que comprobar el minibar, quieren hacer la habitación porque pensaban que te habías marchado, como detalle del hotel se han tomado la libertad de traerte el desayuno a la habitación, aunque éste era para el de la habitación contigua, etc. Así que olvídate de dormir porque es una MISION IMPOSIBLE. Y vete a la piscina a ver si te deja en paz el hamaquero.

Si lo que haces es cambiar completamente de Huso Horario, entonces el proceso de adaptación es todavía más largo y penoso. Es lo que se conoce como JET LAG. Cualquiera de vosotros que lo haya experimentado para ir de vacaciones tiene una serie de factores que le ayudan a superarlo mejor que el piloto. En primer lugar va de vacaciones, lo cual ya es muy positivo puesto que va con ilusión y ganas de desconectar de su vida habitual. Generalmente va con familia o amigos con afán de diversión y es un viaje que lleva varios meses preparando en sus mínimos detalles. Durante el vuelo suele haber dormido un poco, reclinado en el hombro de su pareja o compañero de viaje, ha sido “agasajado” con refrigerios que se van adapatando paulatinamente al nuevo horario y llega relativamente “descansado” a pesar del síndrome de la clase turista. Mientras tanto los dos pilotos han probado todo tipo de “argucias” para no dormirse durante el trabajo, que generalmente es durante la noche, sobre todo en los vuelos de Largo recorrido (LONG RANGE), puesto que están concebidos para que el pasajero llegue a una hora a la que poder aprovechar el día completamente. Han bebido unos cuantos cafés, han hablado del convenio colectivo y puesto “a parir” a cualquiera o a todos los jefes, han hablado de sexo (sexo oral), de problemas domésticos, de política (siempre decimos que estamos arreglando el mundo), y han hecho del “cockpit” lo que yo llamaba el CONFESIONARIO. Muchas horas de soledad compartida te llevan a una relación muy estrecha y sincera con alguno de tus compañeros. Si con quien vuelas en ese momento no es de tu agrado lo suficiente entonces estás perdido, te quedan por delante unas ocho horas de vuelo, probablemente sobre el Atlántico, de noche, escuchando la radio (aeronaútica) por si recibes algún mensaje o cambio de instrucciones y a controlar los instrumentos…Ni qué decir tiene que en esas condiciones el ronroneo de los motores, la fijación de la mirada en los paneles de instrumentos (ahora pantallas), la nostalgia de tus seres queridos y la perspectiva de toda la semana fuera de casa hace que poquito a poco las pestañas pesen el equivalente a tu propio cuerpo y tienda a caer hacia el párpado inferior. Pero…¡Tú no puedes dormir!, porque estás ahí para que los demás puedan dormir tranquilos y confiados de que están en buenas manos. Así que DING- DONG oye, por favor, me podrías traer otro cafetito… Continuará.

Actualización: Si os han quedado ganas de leer algo más os invito a visitar el siguiente artículo de Extracrew.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*