Punto de No Retorno

ScreenShot039

(Autor foto: Daniel Niño)

Creo recordar que en algún otro artículo hablaba, tal vez de pasada, de lo que es el punto de no retorno. A nivel aeronaútico es un punto de la ruta a partir del cual tienes que seguir adelante pase lo que pase, ya que desde ahí es imposible volver a tu origen porque no llegarías. Es un concepto muy utilizado en los vuelos transoceánicos o sobre regiones despobladas de aeropuertos aptos para un aterrizaje imprevisto.

Pero no sólo hay puntos de no retorno en un avión. En la vida en general nos enfrentamos sin ser conscientes de ello siquiera, a muchas elecciones de este tipo, de las que una vez tomadas ya no hay vuelta atrás, ni perdones obligados que te permitan volver al punto donde elegiste tu propia dirección.

La vida lamentablemente sólo tiene un único sentido hacia delante, con infinitos caminos que recorrer, con millones de posibilidades para hacerlo y con la posibilidad de equivocar tu camino a cada paso que das. Es por ello por lo que los errores cometidos, los agravios hechos y los males infligidos a los que caminaban junto a tí, hacen que te quedes solo en tu propia ruta hacia un destino ignoto. Muchas veces añorando la compañía de un amigo que siguió su propio rumbo, o de un padre que te abrió la puerta de su casa para que fueras “libre” de seguir tu propia senda, aquél que fué sin duda un gran compañero de viaje hoy ha elegido dejarte en un cruce aislado, extraño y, sin darte cuenta, te ha dejado sin alternativa porque el quiere ir por otro lado sin que tú le acompañes.

De nada sirve que tu creyeras que ibais por el mismo camino hacia el mismo destino, de que te hubieras acomodado a su compañía siempre y que te hubieras regalado con su cariño pensando que todo es eterno. Nada es tan cierto como que el paso del tiempo todo lo modifica, todo lo siembra de orín roñoso que cambia la pátina del brillo por una costra que cada vez profundizará más en tu piel, dejándola resentida y áspera. Pero cada vez que vuestro camino se vuelva a aproximar en un recodo, entre un roquedo, verás que estás más lejos de él de lo que hubieras podido llegar a imaginar.

Así pues cuando te encuentres en esta encrucijada, donde  un compañero de viaje decide dejarte solo, deséale buen viaje y sigue tu marcha solo y si acaso más deprisa que antes, porque en tu ruta irás encontrando día a día, paso a paso, nuevos caminantes deseosos de andar a tu lado, mientras descubren su propio camino que seguir.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “Punto de No Retorno

  1. Pienso que, aunque luego tomen sus propias decisiones , los hijos son para toda la vida. Me refiero a que siempre tendré una responsabilidad para con ellos y que la familia debe ser ese refugio donde curar las heridas y retomar el camino. Así, por muchos vacíos que dejes atrás, siempre podrás comenzar de nuevo con las alforjas llenas.

  2. amigoplantas, al final de cada camino vital siempre estaremos solos. Cuanto antes nos hagamos a la idea más ligeros andaremos sin excesos de equipajes…

  3. Querido Carlos, a veces se tarda demasiado tiempo en conocer a fondo a las personas que nos rodean y nos acompañan por un tiempo en el camino de la vida.
    A veces ocurre que de repente descubrimos de una faceta desconocida de aquél que pensábamos de otra manera…afortunadamente no siempre es asi.Afortunadamente hay compañeros de viaje que jamás abandonan.

    Tu post se puede interpretar de mil maneras, Carlitos..igual me he ido por los cerros de Úbeda…besillos

  4. Querida Estrella, no te has ido por los cerros de Ubeda, tal vez por la Axarquía que te cae cerquita… je,je. Lo bueno de un pequeño artículo así es que cada uno lo puede interpretar a su antojo. Estoy yendome un poco más hacia la literatura y menos a lo concreto, tal vez ello te haya despistado un poco. De todos modos me alegra ver que significó algo para tí. 😉

  5. Nunca lo olvidaré. No obstante, cuando alguien muy querido pone una frontera con aduana para que pases, a lo mejor e preferible elegir otro destino… 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*