Recetario apócrifo

(autor foto)

Me mandan esta sabrosa receta para no iniciados en el arte culinario. Realmente parece excelente y de muy fácil realización. Riene el inconveniente de que es para parejas…

COCINA FÁCIL PARA HOMBRES
Nivel de dificultad: 0
BACALAO CON PATATAS Y SETAS
INGREDIENTES: TU MUJER, BACALAO, PATATAS, SETAS, ACEITE Y SAL.


MODO DE PROCEDER:

METES A TU MUJER Y AL RESTO DE INGREDIENTES EN LA COCINA CON LA PUERTA BIEN CERRADA DURANTE DOS HORAS, AL CABO DE ESE TIEMPO ABRES LA PUERTA  Y TIENES UNAS PATATAS CON BACALAO Y SETAS RICAS RICAS.

Y YA HABÉIS VISTO QUE FÁCIL.

HALA, LANZAOS A COCINAR.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

9 pensamientos sobre “Recetario apócrifo

  1. ayy por una vez me salve una porque no tengo pareja y dos porque no entro en el horno!!!!!ja ja ja
    un besote ,buen finde
    P/D ya puse un enlace en mi blog de los turrones! a por todas!!!

  2. Javi dijo:
    ejejejje…que bueno lo pego
    María Teresa dijo:
    LOS HOMBRES SOIS BUENOS COCINEROS, NO OS HACEMOS FALTA LAS MUJERES PARA NADA. SÓLO PARA DECIROS SI ESTÁ BUENO…

  3. Menos mal que una mujer reconoce los buenos oficios de los “cocinillas”, su Juan le guisa muy bien. Te trata como a una reina, así que cuídalo, me da que tú aplicas la misma forma de guisar pero en mujer… jeje, sigo siendo muy malo, hasta aquí. 😛

  4. Estrella, es que apreciamos enormemente las virtudes que teneis las mujeres para que todo lo que tocais sea perfecto, y vuestra comida la más exquisita del mundo. Nosotros nos declaramos torpes para todo y así nos quedamos viendo el fúrbo. :p

  5. Estrella, ahora en serio. Me encanta cocinar y creo que lo hago muy bien, de hecho desde que me quedé en el paro soy el “amo de casa”. Eso sí la dirección la lleva mi mujer que es también trabajadora por cuenta ajena. Me da las instrucciones pertinentes y yo las cumplo, como todos los hombres, sin rechistar. Tenemos modos muy diferentes de entender lo que es limpio, ordenado, cambiar la ropa de cama cuando está totalmente limpia, barrer el polvo ¿qué polvo?, somos más de echarlo que de quitarlo 😉 , el lavavajillas es un aparato que hay que llenar a tope cuando los cacharros no cogen por el resto del dormitorio (perdón de la cocina), los armarios no hace falta que tengan separada la ropa de temporada, ya que usamos todo el año las mismas camisas, y los bermudas con tal de que estén más a mano que los pantalones de pana o franela. En eso te doy la razón que somos distintos. Pero no es morro es otra forma de entender un hogar. Lo cual no quiere decir que esté de acuerdo con los hombres, simplemente soy uno más.
    Pero plancho de vez en cuando, cocino a diario, compro, pongo lavadoras, lavavajillas, hago las camas, etc. A los niños de pequeños les bañaba, cambiaba pañales, biberones, etc. Vamos que en ese sentido soy una auténtica “marujilla” de verdad y con todo el respeto. Mi madre me enseñó a hacer de todo desde muy pequeño porque estaba muy delicada y sólo eramos dos chicos. Así que nunca estaré demasiado agradecido por enseñarme a ser autosuficiente para desenvolverme en una casa.
    Ahora bien, debo reconocer que lo hago encantado pero a mi aire, con la visión de un hombre y con menos exigencias que una verdadera mujer de su casa.
    ¡VIVAN LAS AMAS DE CASA!. (Ahora con la ley de paridad aplíquese por igual a los amos de casa)

  6. Vale, valeeeee…

    Si es verdad que hay hombres que cocinan de maravilla…pero ensuciais tanto, leñe!!

    Y luego, lo que tu dices…concepciones diferentes de “oredenado” “limpio” “recogido”…

    Vosotros entráis en la cocina a por un vaso de agua y vais dejando goterones por el suelo hasta llegar al sillón, y a una que acaba de fregar, le dan ganas de lanzaros la zapatilla al cogote. 🙁

    Si eres de los que ayudan en casa (aunque con la visión masculina, como tu dices 😀 ) cuentas con todos mis respetos.

    Un saludo!!

  7. Estrella, lo de los goterones a veces ocurre por un estado de nervios alterados que te hacen temblar la mano, quien sabe si pensando en lo que ama a su mujer, o simplemente es principio de Parkinson. Lo de la zapatilla a la cabeza no está mal si va acompañada de una sonrisa, un: “es por tu bien mi amor” o con la mirada cómplice que insinua una mujer a quien quiere de verdad. A veces el pragmatismo por una simple gota de agua arruina una velada de amor entre dos personas que se casaron llenas de ilusiones rotas por manchar el suelo.
    (estoy a punto de lorar de emoción). Yo nunca le pegaria a mi mujer con la zapatilla por gotear en el suelo, tal vez si lo hace en la tapa del inodoro sí.
    En fin que todo tiene su puntito de “compromiso” por la felicidad del otro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*