Rectificación

Rectificar es de sabios… ¡mentira!. Rectificar es por imposición judicial. Ahora sólo rectifican a los que les obliga un juez…

Estoy hasta… (las cejas) de errores, de malas interpretaciones, de derechos, de obligaciones (es que estoy estudiando, perdonad) y ando mirando leyes y demás “tonterías” que se están encargando de menospreciar y/o de vulnerar determinados sectores político-sociales.

Cada día más se oye hablar de: “TENGO DERECHO A…”, “ESTOY EN MI DERECHO”, “¡NO HAY DERECHO!”. ¡Al diablo con todo!. Cada derecho lleva emparejada una o más obligaciones por parte del que lo ejerce. Pero no hace falta saber nada de leyes para obrar con lo básico en cualquier sociedad: sensatez, buen juicio, respeto, consideración, buena fe, honestidad, veracidad, etc. Vamos con todo eso que hemos tirado por la borda y hemos sustituido por manipulación, engaño, falsedad, difamación, calumnia, etc.

Que un medio de comunicación como la Voz de Galicia, tenga que verse obligado por una sentencia judicial a rectificar una información sobre los sueldos de los controladores aéreos es ,como poco, vergonzoso. No habría que haber llegado a ello, ya que con contrastar la información, haber hecho una corrección y un addendum a una noticia “errónea” habría evitado sencillamente una causa absurda, amparada cómo no en el Derecho a la información. Si esta información no es veraz, o contiene errores, con enmendarlos hubiera sido suficiente. Pero no. Hay que defender cada uno sus derechos, aunque se esté con ello menoscabando el derecho ajeno, entro otros al del honor, a la propia imagen pública y sobre todo a la dignidad de las personas.

Voy a ser un poco bestia. Me importa un bledo lo que gane un controlador, tanto o menos que lo que le paguen a los memos que pululan por cualquier pantalla de TV, o que se erigen en figuras mediáticas a base de cualquier relación más o menos escabrosa con un famoso por otros méritos. Estamos en una sociedad de derecho, en la que los jueces deberían preocuparse de verdad de cosas trascendentales y de más dificil acuerdo. Y que cada uno cobre lo que haya acordado con la parte contratante de la primera parte, y la segunda parte del contratante… (Cosas de Groucho).

Pero ahora nadie reconoce sus errores, y sólo exige sus derechos. Y los de los demás que se reclamen por vía judicial. ¿Absurdo?, quizás sí, para mí lamentable.

Os adjunto en PDF la sentencia firme en la que se habla del derecho a rectificación. Espero de verdad que con la que está cayendo empecemos a manifestarnos públicamente con otro tipo de expresiones, tales como: Tengo que, debería de, voy a, mi obligación es, empiezo por, me debo a, etc… y dejemos que los juzgados tengan tiempo para resolver delitos de verdad, y no litigios de derechos que se supone todos respetamos de antemano.

Por cierto debo decir que esta sentencia me ha parecido una buena noticia por lo que implica hacia los controladores. Una pequeña recompensa hacia tanta falsedad como la que les están vertiendo encima.

Sentencia Rectificación Voz de Galicia

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Rectificación

  1. Tienes mucha razon Carlos. Lo malo es que los medios al estar comprados por politicos corruptos son el arma letal predilecta de estos y a su servicio exclusivo.
    Lo bueno de sentencias así es que demuestran todo eso a las claras asi como que el poder judicial no esta todavia totalmente intervenido por los mismos políticos.
    Si los controladores se hubieran defendido de esta manera desde el principio otro gallo les cantaria ahora la verdad. Creo que han estado muy mal aconsejados por gente no precisamente libre de sospecha de colaboracionismo. Las garras de la corrupcion son largas y estratégicamente situadas.

  2. Hablando de garras, Ricardo, hay que acordarse de que cualquier ave carroñera las tiene, además de un “pico” con el que devora a los muertos.
    Por eso hay que seguir vivos, en alerta y en movimiento, para no dejarse atrapar por ellos.
    En cualquier caso, al paso que vamos, no habrá aviones que controlar, al no haber empresas, ni viajeros que puedan pagar ni un low cost, no harán falta controladores, y volveremos a lo básico. Alpargatas, mulas y tartanas. Igual hasta recuperábamos la verdadera conciencia social… 😉

  3. Pues mira Carlos, no se si a la tartana se volverá o a situaciones mas primitivas aun, lo cierto es que las compañias aéreas son cada dia menos sostenibles como sabemos. Por tanto segun vaya desapareciendo la capacidad del publico de pagarse un pasaje ira descendiendo el numero de pasajeros y el numero de vuelos y la explotacion jugosa que pretende este lobby mafioso politicofinanciero de aeropuertos y servicios de control aereo se les va al cuerno en dos dias junto con todos los profesionales que viven de la aviacion. Lo malo es que las alimañas depredadoras solo tendran que fijar la vista en otra presa.

  4. Ricardo, seguro que entonces nos venden la tartana como el medio de transporte ecológico al que tanto aspirábamos. Seremos la vanguardia del transporte moderno… Lo de viajar volverá a ser como siempre fué, cosa de ricos o de aventureros. Y estaremos tan contentos de habernos cargado a las élites económicas (pilotos, controladores, etc.). Vamos que estamos construyendo una sociedad igualitaria, donde todos seremos iguales… (todos igual de pobres y miserables). Y la aviación será la punta de lanza para una nueva organización social basada en la esclavitud. en ello estamos y si nos ponemos a ello pronto lo conseguiremos. Basta con dejarnos dar… cada día un poco más. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*