Redondeando a 3.000.000

(ver autor)

Miles arriba o abajo esa es la cifra de parados “oficiales” en nuestro país. Digo oficiales, porque seguramente hay todavía gente sin censar o no han sido incluidos en las listas del paro, o simplemente son inmigrantes ilegales que están dispersos por nuestros pueblos y ciudades a la espera de ser alumbrados en mitad de la calle.

Llevaba un rato pensando cómo enfocar este artículo, he pasado por todos los modos que se me ocurrían, ironía, cinismo, crítica, maledicencia, sarcasmo, broma, acidez, mofa, escarnio, rabia, acritud, rencor, indiferencia, estupor, asombro, estadística, solidaridad, complacencia, depresión, panorámica, etc., etc., etc.

Así que como hay ya más de tres millones de personas sintiendo en este momento eso y mucho más, creo que por respeto a todos ellos solamente debo recordar la cifra a la que hemos llegado: 3.000.000. ¿¿¿ Y  no pasa nada… ??? .

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

8 pensamientos sobre “Redondeando a 3.000.000

  1. Es triste ver como todo los días la lista engrosa y encabeza las noticias de casi todos los medios. En lugar de eso, no estaría mal que saliesen noticias acerca de nuevas creaciones de empleo, o iniciativas gubernamentales para incentivar la creación de nuevas empresas con futuro sostenible (no subvenciones estúpidas, que eso lo pagamos todos): investigación, tecnología, y cosas por el estilo.

  2. Si me permitís un pequeño comentario…. El problema con las noticias es que lo bueno nunca ha vendido periódicos.
    En cualquier caso, para los tres millones de afectados, la situación es una p…. ¿Se entiende, verdad, a pesar de los puntos suspensivos?

  3. Suco, tienes razón en cuanto a lo de las subvenciones aunque yo estoy mirando algo con lo que poder iniciar algún proyecto empresarial, para crear empleo propio y ajeno. Pero los pobres sólo podemos afrontarlo con ayudas. Puedo decirte que hay ayudas a la inversión esperando ideas para concretarlas y en ello estamos…Una cosa que siempre que paso por allí me da mucha pena es Walqa. Los medios están puestos, ahora hay que meter materia gris allí y hacerlo efectivo. Pero eso ya no depende de los gobernantes, creo.
    Lamiaen efecto es una PUTADA. Yo al menos así lo considero. Aunque los puntos no fuesen tus letras.Pero lo es más cuando no tienes más remedio que “morir al palo”, cuando dejas de creer en tí mismo, cuando todo parece imposible, hay que buscar más allá y darlo todo, y pedirlo todo, y afrontarlo todo con serenidad. No hay mal que cien años dure. Pero lo que no me gusta es que me digan que tranquilo, que no pasa nada. ¡Claro que pasa! y mucho, por la cabeza de quien tiene que sobrevivir y ayudar a una familia a salir adelante.De esos tres millones podríamos obtener cientos de millones de ideas, sobre todo de desespernza y desesperación. Pero seguiremos animando en la medida de lo posible a escapar volando…

  4. Vito, ahí tenemos que vernos… preparando una mercería al por mayor..- jeje. 😉
    Chispas, no me extraña que quisieras un buen pellizco de la lotería. Esto de estar desempleado (nunca parado) es lo que tiene, que no se tiene dinero. Por lo demás es fantástico… 🙁

  5. pues claro y si no es por los padres y hivamos hacer los jovenes parados si esto hasta que no halla 5 millones veo que no se va a solucionar o haya una hulga general yo la estoy realizando ya la huelga como 3 millones de parados como yo asi que haver que sucede

  6. Chispas, lo único que no hay que perder es la fe en uno mismo. Afortunadamente estoy convencido de que la crisis es “provocada”, vamos hecha a propósito para “aliviar” las cuentas de unos y otros y desandar el camino laboral recorrido tras muchos años de lucha sindical. Así que paciencia, un poco de no derrochar y conformarnos con lo justito o menos y a esperar que quieran volver a crear empleo. Eso sí será mucho más barato y de peor calidad, pero seguro que lo arreglan pronto. Y si no ¡Todos a las barricadas!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*