Regreso al pasado

La memoria es una extraordinaria capacidad humana si se sabe utilizar adecuadamente. No sólo sirve para “almacenar” datos y recuerdos, sino que conserva en ella referencias puntuales, hitos en nuestra vida, que marcan nuestro desarrollo personal sin siquiera ser conscientes de su influencia en nuestras actitudes.

Afortunadamente olvidamos, como mecanismo de defensa, muchas anécdotas que sin embargo siguen marcadas de por vida en nuestro cerebro, preferimos recordar lo bueno y “anulamos” todo aquello que nos hace daño.

Sin embargo no siempre somos capaces de controlar la parte emocional, y por tanto volvemos recurrentemente a pensamientos dañinos en los que la parte visceral se apodera de nuestra psique, para autoflagelarnos y seguir sufriendo por voluntad propia. Es un círculo vicioso más fácil de romper de lo que pueda parecer. Cada vez que un trauma, una experiencia dolorosa, o un acontecimiento que nos ha cambiado radicalmente nuestras rutinas de manera forzosa, vuelve a nuestro recuerdo, seguimos anclados en el momento exacto en que ocurrió. Volvemos a sufrir el mismo dolor y no sabemos cómo hacer para apartarlo de nuestro pensamiento consciente.

Conocerlo y entenderlo, una vez pasado, es una gran parte del posterior éxito para combatirlo. No puedo dar una clase de psicología práctica, y mucho menos aún de la terapia basada en la Regresión. Pero es una herramienta al alcance de todos nosotros y que yo he sacado de Asahago. Basta con dejarse guiar, con aclarar nuestras dudas y eliminar temores, de ese modo conseguiremos quitar muchos lastres que nos impiden vivir en paz con nosotros mismos. Hay que elegir entre dos cosas solamente:

Ser feliz o

Seguir sufriendo por lo pasado.

Creo que la primera opción es mejor. Yo digo que elegí ser buena persona, porque a las malas es muy fácil actuar  y se puede incluso ser despiadado o cruel. Pero intentar hacer el bien requiere un poquitín más de esfuerzo. Hacerse bien a uno mismo es la primera obligación que tenemos para luego poder repartir cariño. Ese planteamiento de vida siempre produce efectos benéficos para el que lo utiliza y para quienes le rodean.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*