San Fermín 2010

Siempre se ha dicho que: “¡algo tiene el agua cuando la bendicen!”. ¿Qué tiene San Fermín que no tenga otro santo?… ¡LOS SANFERMINES!

Parece una perogrullada, pero no lo es tanto, porque ir a los sanfermines es algo que atrae a gente de todo el mundo y cada año se pone a prueba la NOBLEZA de los Navarros y su hospitalidad.

La parte más llamativa es sin duda el encierro, esa carrera que comienza en la cuesta de Santo Domingo hasta llegar a la Plaza de toros, pasando por la plaza del Ayuntamiento y la calle Estafeta. Ahí es donde se vive el caracter más primitivo y la lucha del hombre ante el peligro que le amenaza en forma de toro, reminiscencia de nuestra cultura minóica y que pone a prueba el valor de los que se deciden a correr unos metros sin ser ensartados por un asta.

Pero los sanfermines son algo más que encierros, más que Txarangas, más que borracheras… San Fermín es la fiesta en la que todo cabe y casi todo se tolera. Cada uno la vive a su manera, pero hay que madrugar para ver el encierro, aistir a la plaza a ver cómo llega el lote de toros y luego correr las vaquillas. Después un chocolate con churros, a ver la comparsa de Gigantes y cabezudos, unos txiquitos, una buena comida y a ver los toros o echar la siesta.

Por la noche en la ciudadela los fuegos con música (maravillosos), unas cervezas por cualquier rincón y quizás un copazo en la “plaza de los auatralianos” (en realidad la plaza de la Navarrería, con la fuente de Santa Cecilia, desde la que se descalabran unos cuantos cada año al saltar sobre el gentío).

En Sanfermines hay de todo y para todos los gustos, pero todo ello es pura fiesta. Las pandas de gente, las charangas que están a todas horas por las calles, sus gentes amables y entregadas a disfrutar de nueve días sin descanso, para acabar cantando el Pobre de mí.

Si Hemingway la hizo universal con su Fiesta , otros la han hecho posible con su participación como simples gentes que acudían a visitar una feria comercial tras el solsticio de verano hasta convertirla en lo que hoy es. (esto dice la wiki de ella).

Así que la única forma de hacerla más grande, si cabe, es acudir a Pamplona, mezclarse con sus gentes, con sus costumbres y dejarse llevar por ellos a un completo recorrido por sus tradiciones y su forma de disfrutar de la vida. ¡Merece la pena vivirla desde dentro!. Aquí teneis el programa completo de actos.

¡Felices Sanfermines a todos!, y en especial a Lamia, que seguro anda por allí. ¡Qué envidia!. 😉

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “San Fermín 2010

  1. Estuve en Pamplona durante un mes, en habitación alquilada, ya que teníamos a uno de mis hijos ingresado en el hospital clínico, posteriormente fui en varias ocasiones a sus revisiones, por ello Pamplona no me trae bellos recuerdos. También ha sido en el único sitio que la grúa municipal se me llevó el coche por estar mal aparcado, cuando llevé a mi mujer a la estación de autobuses, ya que había que atender a otros dos hijos que estaban en casa.

  2. Jubi, precisamente por eso deberías conocerla en mejores circunstancias. De verdad que es una buena ciudad, y con la gente más noble de todo el país. Y en sus fiestas cabemos todos. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*