Se busca héroe

En la sociedad que vivimos, donde se han difuminado o perdido una serie de valores fundamentales para la convivencia, andamos un tanto necesitados de héroes (villanos hay suficientes para cubrir todas las necesidades).

Cualquier “mindundi” bien promocionado pasa de ser un sencillo y simple trabajador a acaparar las portadas de todos los periódicos y abrir los noticiarios de las televisiones.

Si recordáis el artículo en el que hacía referencia al aterrizaje con viento cruzado, notareis inmediatamente que el “presunto” héroe de Lufthansa, no pasaría de ser más que un buen profesional que ha actuado correctamente ante una situación muy frecuente a lo largo de cualquier aproximación. Tampoco han facilitado la intensidad del viento durante la misma ni la dirección de la que “venía”. Pero de cualquier modo, bien está lo que bien acaba.

Otra gallo cantaría de haber ocurrido un accidente, momento en el cual el actual piloto-héroe, habría sido el “culpable” del desastre por haber iniciado una aproximación al aterrizaje en unas condiciones de viento tan adversas como las que puede provocar el paso de un ciclón.

Me alegro por los ocupantes del avión de que todo quedase en una simple aproximación frustrada, cosa que no hubiera pasado de ser algo tan normal de no ser por el “sensacionalismo” con el que se está tratando el asunto. De momento me limito a felicitar a los pilotos por haber tomado la decisión correcta ante una racha “traicionera”. Mientras tanto ya he oido decir que se va a iniciar una investigación para determinar en qué condiciones se les autorizó la aproximación y otros pormenores dignos de ser conocidos.

Aquí os dejo el video de la “frustrada” que realizó nuestro héroe.

Nota: Por si algún mal pensado cree que soy un poco duro con este buen sr., puedo garantizarle que cualquier piloto, profesional o no, se enfrenta a diario con este tipo de circunstancias. Que cada avión tiene sus propias limitaciones en cuanto a la intensidad que puede soportar de viento cruzado. Que aun siendo autorizado a la aproximación dentro de los límites legales, las rachas aparecen en cualquier instante de la misma incluso justo cuando vas a hacer contacto con el suelo. Y si a alguien le parece mucho viento más de 100 km/h le diré que en Zaragoza no es infrecuente aterrizar con vientos de 35 a 40 nudos. (Mi mayor registro fué un día con 53 nudos de viento en cara, es decir prácticamente 100 km./h)
estas son las equivalencias: 27,5 m/s = 53,46 nudos = 99 Km/h.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*