Son las cintas de… mi maleta

maletas1.jpg  (foto:Maletas en Notting Hill)

Como la canción de la Tuna pero en maleta.

Hablando de los viajes del Imserso os contaré esta anécdota que nos ocurrió de regreso a Palma de Mallorca.

En esta ocasión habíamos viajado como pasajeros en un avión con un nutrido grupo de jubilados. Ibamos mi mujer y yo de regreso a casa después de pasar unos días de visita a la familia en Zaragoza. Habíamos estado haciendo un pormenorizado estudio científico del comportamiento humano en circunstancias límite.Vamos que no perdíamos detalle de lo que hacían unos y otros. Al llegar a “Son San Joan” (Palma) era practicamente imposible acercarse a menos de dos metros de la cinta de equipajes, así que permanecimos tranquilamente en tercera o cuarta fila para recoger nuestras maletas.

Nos llamó mucho la atención  que casi todos los “bultos” llevasen anudadas cintas de raso en las asas. Había de todas las anchuras y colores. Pronto nos dimos cuenta de que era un recurso para diferenciar las “pertenecias” . Sin embargo cada maleta que pasaba por delante de “mis jubilados” era examinada con atención, era tocada, volteada y , la mayoría de las veces, vuelta a dejar en la cinta. No importaba que fuera gris o verde, grande o pequeña, había que cerciorarse de que no era “la suya”.

Cuando pudimos acercarnos a la cinta ya quedaba muy poco equipaje “dando vueltas” sinfin. Pero… nuestras maletas no estaban. ¡Castigo divino! por habernos reído de que pusieran cintas en la maleta. Hicimos la correspondiente reclamación y al día siguiente ya habíamos recuperado el equipaje.

Supongo que nos hubiéramos olvidado del asunto si, al cabo de unos días, no hubiésemos entrado en una mercería. Mi mujer estaba haciendo unas bolsitas para llenarlas de “Pupurri” de flores y perfumar los armarios, así que necesitaba unos metros de cinta de raso para anudarlas. Cuando se lo pidió a la dependienta ésta le preguntó: ¿Para qué las quiere, para las maletas?.

Casi nos da un soponcio de risa. Hasta hacía unos días no teníamos ni idea de que se usaba este método de reconocimiento, pero ahora no nos cupo la menor duda de que era “lo más habitual”. Sin embargo en la actualidad continuamos aferrados al sistema de llenar las maletas de pegatinas. ¡Nosotros las distinguimos mejor así!.     

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “Son las cintas de… mi maleta

  1. Benditas cintas para la maleta!! Mis padres hacen uso y abuso de ellas. Jajajjaa

    Carlos tengo una pregunta que hacerte, espero seas tan amable de sacarme de mis dudas.

    ¿Pueden mis padres traer sidra en el avión? ¿Dónde pueden llevarla? Facturada o arriba con ellos?

  2. Ampa, lo de las cintas resultaba francamente divertido, pero la gente mayor es así de precavida. En cuanto a la sidra creo que sabes que no se pueden transportar determinados líquidos como equipaje de mano, así que lo mejor siempre es en el equipaje facturado. Sin embargo es más que algo arriesgado, ya que el trato de las maletas suele ser, por decirlo suavemente, poco exquisito. Así que existe el riesgo de que se beba la sidra el propio guardarropa… No sé si merece la pena llevar este tipo de regalos, aunque sin duda lo intentarán como un agasajo especial con este maravilloso producto. Yo en cualquier caso preguntaría antes a la seguridad del aeropuerto (Guardia Civil) porque las botellas del Duty Free sí que se pueden llevar en la mano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*