A ver, pasaporte…

    Si no fuera una historia de delincuencia hasta tendría algo de gracia lo que ocurrió anteayer con mis queridos pilotos argelinos. Tenían un día de descanso para recuperar fuerzas y repasar tranquilamente la inmensa cantidad de información que Seguir leyendo