El último aterrizaje.

  Volar al mando de cualquier aeronave es -sobre todo- una íntima sensación de saber que el esfuerzo ha merecido la pena. Es la culminación de muchísimas pequeñas etapas que se han ido cubriendo pacientemente, hasta poder asumir la responsabilidad Seguir leyendo