Alea iacta est.

    Bueno, ahora sí que no nos cabe duda de que lo que venían advirtiendo los empleados de Iberia era tal cual nos lo decían. No era un “que viene el lobo” más, sino una evidencia a la que Seguir leyendo