Teléfono móvil

Soy un “gran” usuario de teléfono móvil. Lo de gran es en el sentido de que le saco el máximo rendimiento con el menor esfuerzo posible. O sea que practicamente no utilizo ninguna otra aplicación de las que ofrece, por lo que en mi caso tendría suficiente con poder enviar y recibir llamadas, ahorrandome el tener que leer un manual de todo lo que no tengo intención de utilizar de mi próximo aparato.

Por ello hace años “diseñé” un teléfono móvil para nostálgicos, en el que el formato era el mismo que los actuales, pero cuyo sistema de marcado era un disco giratorio como el de los teléfonos de los años de “Maricastaña”. Hice los dibujos de diseño y estuve a punto de irme a patentarlo, por si colaba la idea entre los fabricantes. Pero una vez más consideré que mis “alucinaciones” no iban a tener ningún resultado práctico y me olvidé del tema.

Hasta que este sábado pasado lo comenté con un grupo de personas que cenábamos durante la celebración de una magnífica boda. Todos eramos gente madurita y salió el tema de lo pequeños que son los teclados actuales, las dificultades que tenemos los que ya tenemos Presbicia (vista cansada) y en general el poco o nada uso que le damos a cualquier utilidad que no sea más que para hablar. Lo de los mensajes convinimos en que no nos compensa mirar fijamente al teclado y luego equivocarnos una y mil veces para escribir un mensaje bien redactado, buscar los acentos, las comas, etc…Y finalmente recibir algo así como: ” mai to bn muxo bs kero + diner “, que nos cuesta tanto descifrar y que acabamos llamando a ver qué ponía.

Hoy gracias a Camyna he descubierto esa idea en otro “engendro” electrónico que realmente me parece una maravilla. Se trata del iphone y realmente es algo sensacional. Pero lo que más me ha sorprendido del aparato en cuestión es que incorpora electrónicamente la aplicación que yo había elaborado de manera mecánica. El efecto que produce ver cómo se marca a la manera “tradicional” dando vueltas al círculo perforado es genial, así que al final parece que no andaba tan descaminado con mis ideas de un teléfono retro… Si es que solamente soy un romántico y muy poco práctico.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*