Terremotos

screenshot064

Debido al reciente terremoto que destruyó una enorme zona de Italia, he andado buscando un poquito que aportar al conocimiento de algo tan “natural” pero que causa tantas muertes y destrucción por cualquier parte del mundo: Los terremotos.

Primero recordar el bonito gesto de algunas cofradías de hacer la penitencia en memoria de las víctimas de este último seísmo. Una vez más, Fogonazos se ha adelantado y me permite llegar a ver el mapa con los epicentros de estos movimientos sísmicos en el período que va de 1993 a 1998, y con estas imagenes que ofrece la NASA.

Lo primero que me llama la atención es cómo Europa está completamente inmersa en el “cinturón negro” de la zona caliente. Japón está totalmente borrado del mapa, y la costa occidental del continente americano recortada también en negro.

Podríamos llegar a la conclusión de que nos empeñamos en vivir en donde menos seguros estamos en cuanto a sufrir un terremoto. Tal vez ni siquiera somos conscientes del peligro que encierra, porque estamos tan acostumbrados a ver estas desgracias tan lejos de nosotros que nos creemos a salvo de ellas, por vivir en la zona ¿civilizada? de la Tierra.

Si observamos con detenimiento la imagen veremos zonas practicamente blancas que nos invitarían a emigrar a ellas si es que tenemos miedo a los terremotos. Pero… salvo Africa, que tambien tiene desiertos, selvas y otros inconvenientes sería un lugar ideal a este respecto. Lo mismo ocurre con todo el subcontinente americano, Hispanoamérica y Brasil, exceptuando la zona Andina. Otra alternativa sería la zona norte, pero acabaríamos por las zonas más septentrionales de Canadá y Alaska, así que… más bien fresco. Nos queda la posibilidad de emigrar a la estepa rusa o la misma Siberia, con algo más que fresco también. Así que salvo Australia y los mismos Polos no hay mucho más donde elegir.

Por tanto visto si estamos dispuestos a movernos por esta causa, es más que probable que sigamos donde estamos, ya que la probabilidad de un gran terremoto durante una vida humana es insignificante. Pero sí que habríamos de estar preparados para afrontarlos con mayores garantías de resistencia y, ante lo peor, tener previstos los medios de ayuda dispuestos para ser eficaces.

En Japón la tecnología aplicada a la prevención de los terremotos va desde los cimientos pivotantes, al refuerzo de estructuras elásticas o a la ingeniería de materiales. Han sufrido, investigado y luchado contra las fuerzas naturales, pero no hacen más que paliar mucho sus efectos. Suficiente como para que, con temblores que asolarían otras zonas, no les afecten más que con pequeños daños. (Un diseño muy particular). Ver video de un puente colgante en Chile, sometido a un terremoto.

National Geographic muestra de manera didáctica algo de estas tecnologías en un puente:

Sin embargo en el de Italia andan ahora buscando responsabilidades en constructores que podrían haber sustituido parte del cemento por arena de playa. ¡Igualito que los japoneses!. No digo lo que podría ocurrir en las zonas de expansión españolas, en las que me temo que incluso habrían sustituido la arena de playa por corteza de pino, que ocupa mayor volumen, o en vez de acero podrían haber puesto vigas de PVC, (aquí somos inventores de muchas picardías…).

Sea como sea, ahora ya es tarde para salvar a los muertos. Pero estamos a tiempo de comprender que hay que hacer las cosas no mejor, que sería todavía muy mal, sino sencillamente BIEN. Hay que estar preparados para lo peor, porque la zona negra nos tiene totalmente tapados. Pero… estamos asustados por el cambio climático, por la guerra de (cualquier sitio), por la gripe o por las arañas, y sin embargo estamos despreciando un peligro latente que de vez en cuando agita algunas zonas de la Península con cierta suavidad. Aunque con mayor frecuencia de  lo que pensamos.

En España el estudio y prevención sismológicos depende del Instituto Geográfico Nacional, que forma parte de la estructura del Ministerio de…Fomento, ahora en manos del Sr. Blanco. ¡¡Dios mío!! ( en el bachiller ¿cuánto se estudiaban los terremotos?).  A lo que iba, este organismo es el que estudia, analiza, previene, cuantifica, etc. a través de su red de estudios sismológicos, entre cuyos centros de observación está el de la Cueva de los Verdes, del que ya os hice una reseña.

Pero luchar contra la Naturaleza es imposible, hay que adaptarse a ella y compartir sabiamente lo que nos ofrece, que a veces es destrucción. Lo único que nos ha hecho sobrevivir a muchos cataclismos ha sido la utilización de la mente para adaptarnos a circunstancias cambiantes. Así que nos queda mucho que hacer todavía. Sobre todo apoyar a las víctimas y ,luego,  pensar en cómo evitar en la medida de lo posible estos efectos tan devastadores.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

2 pensamientos sobre “Terremotos

  1. La imensa mayoría de gente ni se preocupa por esto hasta que le que ocurre muy cerca o le afecta directamente. Tecnología para paliar los efectos de los terremotos hay de sobras, y conocemos los lugares que son más propensos a sufrirlos, ahora solo queda que alguien con las competencias adecuadas (o un par de dedos de frente) asocie estos hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*