Tipos de tipo

Hablar despectivamente de un TIPO (o tipejo) sería tanto como saber las cualidades o defectos a los que damos preponderancia en nuestra escala de valores. Pero esta palabra encuentra acomodo en todo “tipo” de expresiones coloquiales: aguantar el “tipo”, jugarse el “tipo”, tener buen “tipo”… recomiendo ver el DRAE y todas sus definiciones para esta palabra.

Sin embargo utilizado como sufijo todavía genera muchísimas más palabras de las que voy a señalar tan sólo cuatro.

FENOTIPO: Manifestación visible del genotipo en un determinado ambiente. Y genotipo es el conjunto de genes de un individuo.

ARQUETIPO: Patrón ejemplar del que derivan otros conceptos, objetos o ideas.

ESTEREOTIPO: Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable.

PROTOTIPO: Original o primer molde en que se fabrica una figura u otra cosa.

Al estudiar al hombre, como ser racional, como persona humana, acabamos siempre en el estudio antropológico y por tanto filosófico para dar respuesta a la eterna duda existencial y de la trascendencia más allá de la vida.

En general tenemos una concepción propia de lo que consideramos persona, digamos que partimos de un estereotipo o idea prefijada de la que nos es difícil apartarnos. Sin embargo somos capaces de clasificar a cada uno dentro de un fenotipo particular, observamos sus características externas, pero sin profundizar en la parte inmaterial del ser humano. Buscamos modelos de los que extraer la parte que consideramos adecuada a nuestro objetivo de perfeccionamiento, nos creamos un arquetipo que queremos reproducir. Y por último somos capaces de construir un prototipo como muestra de lo que puede llegar a SER.

Con cuatro palabras hemos hecho un ejercicio filosófico muy sencillo, desde un punto de vista casi mecánico, fabril. Tenemos la idea, le damos forma física y la reproducimos de una forma primaria hasta dar con el producto que cumpla los objetivos que nos hemos marcado.

Esta simplificación no sirve de nada si no somos capaces de dedicar nuestro pensamiento a entender cómo somos nosotros mismos. ¿Qué clase de tipos somos?. Debemos estudiarnos de manera introspectiva, saber lo que queremos y lo que estamos dispuestos a SER. Sólo por el camino de la filosofía llegamos a determinadas respuestas, complejas, para seres complejos.

Así que la mejor forma de llegar a entender al ser humano en general, es estudiar al hombre simple, al individuo que tenemos dentro de nosotros mismos, y darle la forma que pretendemos que tenga. Y así todos los días de nuestra vida…

 

 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*