Un kilopost de gratitud

Acabo de darme cuenta, al publicar el último artículo, de que había llegado a la inestimable cantidad de 999 de ellos, así que por muy poquito no quería dejarlo ahí y he preferido cerrar el día con este que va a ser el número 1000.

¡Cáspita!, ¡Caramba!, ¡Sacre Bleu!. Y muchas otras expresiones de admiración y asombro que me surgen pero que voy a resumir en una sóla. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ MAAAAAAAÑÑÑÑÑÑÑÑOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!

Por aquí diríamos que china-chana hemos ido escribiendo, enlazando, pensando, vacilando y sobre todo descubriendo. Poquito a poco, sin prisas y sin pausas, casi a diario metiendo mis “cavilaciones” y mis sensaciones para general conocimiento. ¡Cuanto camino recorrido!.

Cuando me dijeron que había una cosa que se llamaba blog y que podías escribir lo que quisieras y ponerlo en la red; que además luego habría gente que sería capaz de leerlo y encima volver otro día; que se podían hacer nuevos “amiblogs” y llegar a establecer lazos de relación afectiva a través de las redes sociales (Bendito BLOGGELLÓN); que había posibilidad de ganar unos eurillos (U.S. dollars) a través de la publicidad y en definitiva que el único requisito era tener algo que contar y querer hacerlo.

Pasé la fase crítica que establecen en tres meses como media para ver si te conviertes en bloggero o lo abandonas. Pasé de la obsesión diaria por ver si me habían visitado más de tres personas, a saber: Gabriel, Victor y Unjubilado , y además de mi esporádica mujer, había alguien dispuesto a tragarse mis rollos. El día que llegué a diez visitantes en un solo día casi me da un vahído. Para mí aquello era mucha más gente de la que se había molestado en escucharme nunca a la vez. Salvo cuando no les quedaba más remedio que atender a mis clases. Después el reto fué mantener su atención al menos una semanita más y así sucesivamente.

Hoy puedo decir con orgullo que me visitais más de 10 cada día. Aunque imagino que seguiría escribiendo igual para una sola persona. Porque el origen de este blog fué una necesidad personal. Porque escribía realmente para mí mismo, para liberar mi rabia y mi frustración en un momento muy duro de mi vida laboral y psíquica. Para mi el blog fué mi mejor terapia. En serio.

Ahora ya hace mucho tiempo que no escribo para mí, porque he dejado de ser tan egoista. Pienso más en vosotros que en mí a la hora de decir las cosas, que aunque parten de mis sentimientos y son matizadas por mi forma de ver la vida esán destinadas a los que me leeis. Por ello procuro respetar siempre a todos. Siempre he respetado a las personas, ¡a todas!. Pero ahora tengo una gran responsabilidad asumida y es que sois muchos los que de una manera u otra habeis llegado a vuestro “remanso” en el aire. Hoy me han confiado que me siguen incluso siendo de una lejanía ideológica muy grande. Ello todavía me alegra mucho más, porque me demuestra que la gente buena no tiene que rechazar ni ser rechazada sólo por pensar de otra manera.

Creo que hasta aquí todos habíais visto ya mi forma de enfocar esta idea: RESPETO y sobre todo mucho cariño a todos.

Al llegar a este punto no puedo dejar de agradecer a mis maestros su gran ayuda (que todavía me prestan) para solventar los problemas técnicos derivados de mi ignorancia informática (Gracias Gabriel y Gracias Victor), cómo no a mi buen amigo John que me ayudó en principio a mejorar el aspecto y utilidades de esta página para hacerla más atractiva estéticamente. Muchísimas gracias a Emilio, mi primer y entusiasta seguidor, gracias al cual aprendí, sobre todo, que comentar y devolver la visita era lo que hace grande un blog, no los page ranks. Gracias a mi mujer y mis hijos para los que el blog ha sido el reducto donde han dejado que Carlos diera rienda suelta a su verborrea, habiendo concluido con que su padre y marido ha resultado ser un friqui. Gracias a aquellos anónimos pasajeros que fueron embarcando aquí pensando ir a un lugar al que nunca les llevé pero que me cogieron tanto cariño que siguen volando conmigo. Y por supuesto gracias a todos vosotros que de vez en cuando me haceis un comentario y me abrís los ojos ante mis errores o me dais ánimos para seguir intentando llevar un poco de mí mismo a vuestro lado.

Por ello prometo seguir en la brecha mientras uno solo de vosotros continue leyendo lo que aquí pongo y por todo el trayecto que hemos recorrido juntos os dedico a TODOS VOSOTROS estos…

1000

POSTS

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

19 pensamientos sobre “Un kilopost de gratitud

  1. FELICIDADES!!!
    las cosas son por algo y si bien es cierto que uno escribe para uno tambien escribe para los demas ..yo de esos mil me perdi mucho..pèro te aseguro que los que lei tienen la calidad de otrosil cualquiera..
    Tengo que reconocer que hay veces que te leo y por mi propia ignorancia solo me entero de poco..peero ese poco me hace ser un poco mas “aprendida”cada dia..
    Me hiciste reir,llorar ,enternecerme y hasta me enoje mucho cuando vos lo hacias..
    Te leo a diario para intentar ser una persona coherente como vos..
    Gracias Carlos ….tus mil me hacen mas fuerte!!!

    Besos enormes!!!!

    CARIA

  2. Carina no seás tan redissha. No creo que te aporte nada a tu vida tan plena de todo. Yo sólo soy un escritorcillo, en un blogeñín, que intenta decir cosas agradables que se puedan utilizar. Vamos que soy como la cuchara de comer sopa, un utensilio practico.Espero. Y tal vez ni eso. Pero me gusta que te guste.

  3. ENHORABUENA POR TUS 1000 POST. Es una cifra mas que respetable y que lleva detras muchas horas de trabajo y de apoyo de tu familia en especial de tu “santa”.
    Besos y abrazos por este aniversario.

  4. 1000 posts aguantándote!!!!!, Dios, que masoca .
    Bueno, en realidad me habré leido menos de la mitad, y solo por encima… 😉
    Que me alegro, hombre!!!!. Piensa que es como si hubieses escrito un libro, que tiene mil páginas que están desperdigadas por la red, al alcance de cualquiera.
    Seguro que en algún momento mas de una han ayudado a mas de uno. ¿no es eso lo bastante bonito como para seguir ?

  5. Gabriel, esos mil que no te has leido (me temo que sólo les has echado un ojillo a no más de cinco o seis… :-p), son mayormente culpa tuya, por haberme enseñado tanto sobre blogs. Así que las reclamaciones a Camyna.

  6. ¡¡¡¡Coooo!!!! ¡¡¡¡Maño!!! Que mil post no son las ovejas que puedo ver yo en el Pirineo.
    Te puedo asegurar que las mil ovejas no las he leído, pero les he contado las patas y me salían 3996, claro que como no se dividir…

    Aún me acuerdo de “Multas de tráfico a los aviones”
    http://www.unjubilado.info/2007/03/24/multas-de-trafico-a-los-aviones/
    y la charrada en los blogs que tuvimos a costa de esas multas.

    Pero de gracias nada, has sido tú el que con tus artículos has conseguido que los blogueros vengan a visitarte y dejen sus comentarios.

    Prefiero una cervecica.
    Un abrazo.

  7. Bueno Emilio pues si quieres cervecica la tendrás. Ya sabes que a mi me encanta el brebaje. Por lo demás me ha encantado ver los comentarios que hicimos ambos en este post que pusiste. Fué realmente un placer hablar con alguien como tú. Y aquí seguimos, charrando y leyendo nuestros respectivos blogs. Un fuerte abrazo.

  8. Querido Carlos, sí que tiene mérito, si. Haber llegado a los mil post: mil cosas que te han interesado, mil cosas que nos has querido contar, mil interpretaciones de la realidad que te rodea, mil vuelos rasantes y amplios sobre la vida, mil batidas de alas… Enhorabuena también por la evolución que has experimentado durante este tiempo, levantando el vuelo y desplegando unas alas amplias en las que todos tenemos cabida. Con todo mi cariño, ¡FELICIDADES! Y me temo que la caña, la vas a pagar tu. Yo no tengo de momento nada que celebrar.

  9. Hombre mérito no sé, tan sólo me ha costado un año y medio, o sea dieciocho meses ó 540 días. Me sale una media que no llega a dos artículos por día. Creo que tampoco es un ritmo de escritura endiablado. Pero desde luego que sí que he ampliado mis “horizontes”. He recorrido nuevos teritorios, hasta ahora inexplorados por mí. He profundizado en el alma humana, comenzando de manera introspectiva. He reído e incluso llorado al ver según qué cosas. Me he extremecido con ciertos relatos personales y he llegado a aprender muchísimo más de lo que soy capaz de transmitir. Y todo ello desde la pantalla de mi ordenador. ¡Y yo que quería volar para recorrer el mundo!. Ahora mi mundo sois mis lectores. Snif, que me pongo sentimental.

  10. ¡Muchisimas Felicidades por tus 1000 post publicados!, y muchisimas gracias por tener la amabilidad de contestar a todos nuestro comentarios.
    Un abrazo, por que tu lo vales 😉

  11. Judith, vosotros, todos, os mereceis una respuesta. A veces con muy poquito nos hacemos felices unos a otros. Y eso es mi intención. Espero no resultar muy pesado. A ver si en los próximos consigo manteneros tan fieles como hasta ahora.

  12. arf¡ arf¡ casi no llego a felicitarte, aunque vengo el ultimo, pongo mi corazón para felicitarte por los mil post.. mira eh? como dices tu, china chana, pim pam, a lo tonto manolito (que dicen en mi pueblo), ahí te has plantao.
    y te felicito por los 1000 millones de post más que te quedan.

    saludos amigo carlos.
    felices fiestas.

    el del quepues.

    agustin .

  13. Agustin no llegas tarde, y además no hace falta que llegue jadeando. Hoy he visto que habias “colgado” el monólogo. Mañana te lo pillaré para que se ría la gente tanto como nosotros el sábado. Un abrazote y felices fiestas tambien. Aunque seguiremos las noticias del quépues.

  14. Juan Luis, tú si que haces un blog personal e “intransferible” como los carnets de “lo que sea”. El mío espero que se pueda transferir, cuantas más veces mejor, al fin y al cabo lo único que pretendo es llegar a “todo el mundo”…que quiera!.

  15. Pingback: Blogs grandes y pequeños » Alas de Plomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*