Vamos al cine… pero poco.

screenshot011.jpg

Había pensado escribir un pequeño alegato de las razones que explican el porqué estamos dejando de ir al cine. Luego me he dado cuenta de que era un intento un tanto pretencioso. Yo tengo mis razones (ver artículo cinéfilos) y cada uno de vosotros seguro que otras tantas o más.

Prefiero decir alguna de las mías y cada cual que añada las suyas. Con los comentarios que dejeis haremos una relación más exhaustiva. ¿Os parece?.

– Vagancia. No me gusta ir a perder la tarde entre hacer cola y ver cómo al final te quedas sin entradas y entras a cualquier otra película. Como ya habías decidido ir al cine…

– Incomocidad. Las multisalas me parecen un pequeño desastre. Le han quitado al cine ese halo de grandiosidad que tenía ver una pantalla de Cinemascope.

– Talla. Soy bajito y no veais lo que sufro cuando me toca alguien más alto delante de mí. O sea siempre. Tampoco estoy dispuesto a ponerme el supletorio de niño en el asiento.

– Sordera. Gracias a los aviones he perdido parte de la audición, así que cuando estrujan las bolsas de chucherías, o se ríen de alguna gracia que no he podido oir , todavía me siento más molesto de que el negocio fundamental sea la venta de “guarrerías” con las que entretenerse. ¿No habíamos ido a ver y oir la peli?.

– Subvenciones. No me gusta que me “dirijan” lo que puedo y no puedo ver. Cuando una película española es buena, o gusta que no es lo mismo, la gente acude a verla sin más. Las cuotas de exhibición obligatoria disuaden a muchos de ir al cine.

– Precio. Ir al cine cuesta ya un dineral (aun sin dejar un euro de propina al acomodador). Antes los padres llevábamos a los niños a ver los estrenos y, además de que ellos no paran quietos un momento, al cabo de un rato perdían el interés la mayor parte de las veces. Pongamos que ir al cine los padres con dos niños cuesta unos 24 €, las palomitas 3 €, un par de cokes otros 6 €. Así que con unos 35 € entretienes a los niños un par de horas. En el videoclub por 2€ consigues el mismo efecto.

Nota: No entro en lo de la piratería porque no lo practico, de verdad, ni me bajo películas ni las compro en el top manta. Si me han dejado alguna vez alguna, acabo devolviéndola sin haberla visto. Y sin embargo me trago cualquier bodrio de los que reponen en la tele unas mil veces por año. Debe ser que realmente soy tan vago que no me gusta ni darle al play del reproductor.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

4 pensamientos sobre “Vamos al cine… pero poco.

  1. Pingback: Vamos poco al cine | Zaragózame!

  2. # María Teresa Says:
    Enero 3rd, 2008 at 16:40 e

    Respuesta a “Vamos poco al cine” de 2008-01-03
    No estoy totalmente de acuerdo con vuestros comentarios, muy respetables por cierto.Yo dejé de ir al cine durante unos 10 años, hijos pequeños, padres mayores enfermos etc.
    Ahora he redescubierto el placer de la GRAN PANTALLA. Selecciono y tengo mis cines preferidos y otros vetados por incomodos u otras causas, lo mismo que la nacionalidad y tema de las pelis.
    Busco que me gusten segun mi estado de ánimo y todos los sábados voy a la sesión de las16.30h. Desde luego también estamos 4.
    Pero he visto algunas francamente buenas, ninguna de ellas era española.
    Un saludo para todos, porque con este comentario me estreno.

  3. En general se va poco al cine. No es mi caso ya que voy 2-3 veces a la semana. Eligo mis pelis, me informo, etc. y a veces me trago algún rollo que otro. Normalmente en el cine estamos custro y el de la guitarra. Mucho jubilado.

    Por qué se va poco al cine?. En principio el cine es un espectáculo de paises pobres. Piénsese en paises como la Inida y en España de los años 50 y 60.

    Hay muchas razones, algunas ya las ha expuesto Carlos, pero voy a añadir una más. La cultura (mala) en que se nos educa en el cine. Mucho cine americanpo de esparcimiento (en el mal sentido del término). El cine es como un libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*