Vida privada de un piloto

 

Vuelvo a leer con indignación una noticia que pone en entredicho la dignidad y el buen nombre de un piloto ya muerto, como si quisieran rematar hasta su memoria…

Es asqueroso, repugnante y totalmente irrelevante a la hora de entender el desgraciado accidente del AF-447 que les costó la vida a todos los ocupantes del vuelo. Porque lo que estuviera haciendo el comandante durante el período de descanso en vuelo, no tiene que ver con el desarrollo del mismo en condiciones normales.

Los vuelos con tripulación reforzada (artículo 9), es algo que todo el mundo entiende como normal, que permite llegar en un buen estado a la última fase del descenso, aproximación y aterrizaje, en unas condiciones relativamente mejores en los momentos donde la atención debe estar al máximo posible. Durante la fase de crucero se requiere una vigilancia continua de diferentes parámetros, condiciones meteorológicas, informes de posición, consumos de combustible, etc. pero que se pueden hacer de una forma más “relajada” y en lo que es habitualmente una rutina más de las tantas como realizamos a lo largo de muchas horas de “travesía”.

Cómo se relaja alguien durante el rato de descanso es cosa suya. Cuesta mucho dar una cabezada mientras baja el nivel de adrenalina en sangre. Os puedo garantizar que tras 16 horas de actividad de vuelo, por muy cansado que llegues a casa, o a un hotel, necesitas más de una hora hasta que te vence el sueño y el agotamiento. No es posible caer “derrengado” y dormirte de manera inmediata. Si además el día ha sido de los de “agárrate y no te menees” vale más que esperes a “Morfeo” con algo de paciencia.

Así que el que cualquier tripulante se dedique a conversar con otro compañero, es lo más normal y probablemente de las pocas cosas que te sirven para entretener la mente sin esfuerzo mientras llega ese sueño que necesitas.

Del resto del artículo prefiero olvidarme, porque hay tantas “estupideces” apiñadas en tan poco espacio que no merece ni la pena comentarlas. Habla del “caldero negro”, cuando debería de hablar del “rincón del ataúd” (Coffin corner), de actuaciones incorrectas del copiloto, y de velocidad de caída en km/h, cuando la variación de altura en el tiempo la damos en pies por minuto… ¡qué bajo estás cayendo, El Mundo!

 

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Un pensamiento sobre “Vida privada de un piloto

  1. Hasta ese accidente, las prácticas en simulador de situaciones parecidas y la recuperación de posiciones anormales, eran prácticamente nulas a nivel general. Se puede comprobar cómo las listas de anormalidades y emergencias cambiaron a partir de esa fecha. Incluso Airbus se apuntó al carro. Si el sindicato de piloto francés lanzó el órdago de no volar hasta que se cambiara de suministrador del tipo de sondas, sería por algo.

    La verdad, a cualquiera que le hubiera pasado eso mismo, habría reaccionado de forma parecida. El que diga lo contrario, lo dice con el partido ya arbitrado. Ni la industria ni la plantilla aeronáutica estaba concienciada con ese fallo en línea de crucero, donde la concentración no es la misma que en aproximación o ascenso. Por eso la reacción nunca puede ser buena (hasta esa fecha): no te puedes creer lo que te está pasando, y no puedes mentalizarte y reaccionar con sumo tacto. Como siempre, los comentarios de muchos pilotos son de verdadero asco.

    En Cabaret se cantaba bailando esa canción que decía “¡money makes the world walk arround! Así es, para lo bueno y para lo malo. ¿Qué es lo más barato para la empresa, lo que menos mancha la industria, y lo que menos escandaliza a los pasajeros? Un informe cuyas conclusiones encajen en esos tre preceptos. Parece increíble, pero a veces las investigaciones se realizan desde el final (una historia fija), y marcha atrás. Luego, solo queda ensalzar ciertos hechos para que no se preste atención a otros hechos, que acaban siendo “irrelevantes”. Nada nuevo que no haya pasado con el caso JK5022 o el Costa Concordia.

    La responsabilidad encuentra nombre y apellidos y es exigida efusivamente cuando hay una parte débil en escena. Por ejemplo, ahora el país y Bankia están en ruina económica, y la responsabilidad se difuminará.

    http://www.youtube.com/watch?v=rkRIbUT6u7Q

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*