WRZ (Más que una película)

WRZ (Léase: Whisky, Romeo, Zulú) es el título de una película sobre el accidente de un avión argentino cuya matrícula era ésa.

Más que película habría que hablar de documental, ya que está escrita, interpretada y dirigida por un ex-piloto de la compañía  del accidente. 

El guión autobiográfico narra el drama personal de un buen profesional que intenta que la operación de vuelo se haga conforme a todas las medidas de seguridad, su cruzada ante la propia dirección de la empresa, la soledad frente al “sometimiento” de sus propios compañeros, su denuncia para evitar lo inevitable y su defenestración profesional por mantenerse firme a unos principios.

Salvando algunos matices me he visto totalmente reflejado en el protagonista. Esta ha sido mi actitud profesional desde el primer día que subí a un avión. He procurado siempre el bienestar y seguridad de mis pasajeros y tripulación, he denunciado ante la compañía los “vicios” de funcionamiento pensando que hacía un bien al conjunto .  ¡ Y también acabé en el paro!.

Ahora no hago películas, simplemente escribo un blog, éste, desde el que intento llevar algo de luz a los que todavía creen en las empresas de aviación. Lo que cuenta la película no sólo ocurre en Argentina. Aquí está pasando, ¡doy fe!.

En éste enlace lo cuenta el propio director.

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

3 pensamientos sobre “WRZ (Más que una película)

  1. Como en todo, conocer los entresijos de las cosas, hace que veamos las cosas de otra manera.
    Es como los casos de los que trabajan en sitios de comida rápida, cuando te cuentan lo que ven, te entran ganas de no volver a entrar.
    En el caso de los aviones, acojona mas, estamos hablando de la vida de miles de personas.
    Para los responsables de estas empresas, el final de la cadena son solo números, rentabilidad, y mantener esa rentabilidad.
    Habrá que ver la película, aunque nos quite las ganas de viajar.

  2. No hay que perder la fe. Sin embargo la economía está reñida con la seguridad. Al final las compañías ganan dinero con los accidentes, ya que pagan las aseguradoras.
    Puedo asegurar que , al menos el incendio de un avión en Dusseldorf, mientras se realizaban labores de mantenimiento en el interior, propició la compra de uno nuevo y mucho mejor, iniciando con él la renovación de una determinada flota. Lo que no podría asegurar es que el incendio fuese provocado. Sin embargo… ¡Piensa mal y…!

  3. Muy buena película, después de 15 años en el sector aeronáutico me es muy lamentable reconocer que estas cosas realmente pasan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*