Yo, mi, me, conmigo…

 

 

El mundo en primera persona antepone el EGO y MIS derechos sobre el resto de la humanidad. Sólo vale lo MIO, mi ombligo genera la vida universal y todo lo demás no es más que una molestia que debo sufrir mientras no pueda deshacerme de ello, de todo.

Acabo de leer “PASMAO”, una auténtica aberración mental de un pobre hombre al que no le gusta que lloren los niños, sobre todo cuando viaja en avión….

Argumenta que no es el único al que le ocurre, que incluso pide zonas separadas para padres con niños, y rememora la bondad de Herodes. ¡Cielo santo!, y todo ello aparentemente sin “despeinarse” ante el teclado. No debería hacerle publicidad a este blog (incluído en El País), que manifiesta esta actitud que chirría desde todo punto de vista, desde cualquier posición ética, desde el mínimo sentido común, pero es la única forma que se me ocurre de que podais conocer a este “prohombre” que debería quedarse en casa esperando a que esos niños crezcan para que le dijeran cuatro cosillas una vez que supieran transmitir sus sensaciones de otra manera que llorando… Este eslabón perdido atiende a un nombre humano, el de Paco Nadal, y según él mismo publica como una reseña de su perfil, COBRA POR VIAJAR, y luego va y lo “casca”.

Si es verdad que vive de ello, y al final lo que ocurre es que se siente así de mal con tanta frecuencia, es que se ha equivocado de profesión. Basta con que no coja ningún medio de transporte, y se meta en una cueva a reflexionar sobre cómo reorientar su “modus vivendi”, con eso acabaría definitivamente con SU PROBLEMA, exclusivamente suyo aunque otros se solidaricen con él.

No creo que él vea lo que pienso sobre su artículo lamentable, no me he molestado en dejarle un comentario. Pero a vosotros sí que os dejo una antigua actuación maravillosa ante este tipo de pasajeros insufribles, racismo en vuelo, exquisitez británica aplicada a la dignidad real. Seguramente a él habría que ponerle una zona separada del resto del pasaje, que por cierto ya está habilitada en todos los aviones, LA BODEGA DE CARGA. Ahí suelen transportarse todo tipo de animales, junto a la carga y el equipaje, y puedo garantizar que nunca he oído a una maleta llorar…

Acerca de Carlos

Piloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*