Riada del Ebro 2015

Luego la calma

 

Este año he llegado un poco tarde a ver el pico de la riada, pero todavía he podido captar el poder del agua cuando decide retomar su sitio propio, su espacio natural y se enseñorea de tierras y haciendas que hemos tratado de hacer nuestras.

Siento una gran pena por esas gentes de la Ribera del Ebro, alta, media y baja, de los cultivos que una vez más han sido engullidos por el agua imparable, de los ganados que han muerto prisioneros en las granjas, y de las “motas” que año tras año tratan de frenar inútilmente y con gran esfuerzo el ímpetu del río…

Ahora se vuelve a hablar de trasvases, de dragados, de refuerzos, de indemnizaciones… y poco o ningún caso se hace de los científicos que ofrecen sus conocimientos y recomendaciones para no actuar en caliente y prevenir las futuras riadas, que las habrá, y minimizar los riesgos, actuando de forma que los ríos mantengan su fisonomía, su morfología y su espacio, su dinámica y su regulación autónomas…

Desde diversos ámbitos universitarios, con sus cátedras de Geografía, Hidrogeología, dinámicas de fluidos, arquitectura-ingeniería fluvial… y muchas otras especialidades técnicas que nos dan las pautas para actuar, de acuerdo a la ley natural, y salvaguardando al mismo tiempo el patrimonio ecológico, y los intereses económicos humanos. Pero en este último punto no nos ponemos nunca de acuerdo.

Somos más voraces que el río cuando se desborda. No queremos resignarnos a explotar el cauce más allá de los límites que la prudencia nos recomienda. Recalificamos terreno ajeno, invadimos torrentes, estrechamos cauces, vallamos los campos y esperamos que Dios nos bendiga cuando vemos en peligro aquello que, en cierto modo, hemos tratado de usurparle al río.

Muchas veces he hablado en este espacio de cosas del agua, de riadas y de buenas gentes que todo lo pierden en unas horas. ¡Suerte que en esta no ha habido más que daños materiales!. Y así seguiremos desgraciadamente mientras no cambiemos nuestra forma de comportarnos ante los ríos. Por eso este año me limito a dejar unas fotos que no son más que el instante fugaz de millones de gotas de agua que han vuelto a decirnos que el valle es de su propiedad exclusiva…

Acerca de Carlos

Expiloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*