Sin txapela no es lo mismo

volviendo con sardinas

 

Hacía un tiempo que no estaba por el Cantábrico, ese mar, ¡muy mar!, en el que los acantilados tratan de frenar el ímpetu de las olas que se estrellan a sus pies, furiosas, salvajes e imparables, elevando nubes de espuma teñida de blanco tras dar un mordisco a las rocas que se enfrentan al oleaje, constante, incesante, paciente…

He tenido ocasión de ver el Flysch que dibuja la costa desde Zumaia a Deba (Guipúzcoa), arrugando la tierra con forma de un libro en el que las palabras se labran en roca, en una lengua con más de sesenta millones de años, y que deja impresas las huellas de la historia remota en la propia piel de la Tierra.

El mar me ha explicado aquello que no sabía, aún. Me he puesto otra vez frente a él, inmenso, poderoso, y he entendido que no tiene furia contenida, tan sólo es el mar. Me he dejado salpicar por las olas, he observado la cadencia rítmica ellas, yendo y viniendo, dejando tras de sí una lámina blanca bañando la arena, y cubriendo el aire de aromas profundos de sal y agua…

En los puertos que antaño vivían de cazar ballenas, apenas quedan barcos, algunos veleros de domingo y unos cuantos que van a la sardina o la anchoa. En las tabernas del malecón poco pescador con txapela apura un cuartillo de vino para paliar la sed que produce el salitre, o calentar los huesos calados de mar y olor a miedo.

Hemos cambiado mucho y muy deprisa, salvo el mar, que sigue siendo el mismo que devora la roca dejando el Flyscsh al descubierto, desde hace millones de años.

Miraba al mar ese niño soñador, le daba la espalda el marino, y yo sentí de nuevo el gozo de poder mirar de frente el Cantábrico, con sus historias, con su poder inmenso e imparable, y que nos da una pequeña tregua para seguir admirando a un tiempo aquello que no cambia, y que sin embargo hace de la costa algo infinitamente diferente a cada instante que una ola lame la orilla.

Una pequeña muestra del Cantábrico en fotos…

 

 

 

 

Acerca de Carlos

Expiloto de líneas Aéreas, aficionado a las artes: Pintura, Literatura, Música, Fotografía, con ganas de divulgar aquello que he vivido a lo largo de mi experiencia profesional y humana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.