¡Santo y seña!

¿Contraseña?… Con este diálogo nos enseñaban a «defender» el fuerte durante nuestra época de soldados de reemplazo al cumplir el servicio militar, más conocido como La Mili. ¡Qué horror!, cuando por primera vez te dirigías a la garita de guardia, Seguir leyendo